Etiquetas

1° Año (13) 2° Año (11) 3ºAño (10)

Final Metodologia

Unidad 1: Las lógicas de la investigación
a)      La investigación social. El estudio de la comunicación. Su especificidad. La investigación comunicacional y la intervención profesional.
La investigación social
Samaja; La investigación científica persigue un fin: Crear un objeto y generar conocimiento científico. Esto se traduce en tres finalidades: a) buscar el conocimiento por sí mismo; b) el conocimiento como instrumento de la práctica; c) el conocimiento como autorregulación de la vida social. Lo específico del conocimiento científico es la “explicación científica”, ésta es el requisito fundamental para que reconozcamos al conocimiento científico como tal. Se espera que un producto científico exponga leyes generales que comprendan el comportamiento de los objetos de la experiencia. El proceso de conocimiento recorre 3 momentos: 1) el establecimiento de las
regularidades que presenta el fenómeno; 2) la puesta en relación de todas esas regularidades de manera “que ellas puedan construirse o reconstruirse deductivamente a partir de otras”; 3) la proporción de un modelo más o menos real que representa esas relaciones lógicas.
Sabino: Llamamos investigación científica a la actividad que nos permite obtener conocimientos científicos, es decir, conocimientos que se procura sean objetivos, sistemáticos, claros, organizados y verificables. El sujeto de la misma suele denominarse investigador, y a cargo de él corre el esfuerzo de desarrollar las distintas tareas que implica lograr un nuevo conocimiento. Los objetos de estudio suelen agruparse y clasificarse según las distintas ciencias o especialidades científicas existentes. En ella se asiste, por lo tanto, a ese acercamiento del sujeto hacia el objeto y a la verificación de las teorías elaboradas enfrentándolas con los datos de la realidad.
Existe un primer momento en que el científico ordena y sistematiza sus inquietudes, formula sus preguntas y elabora organizadamente los conocimientos que constituyen su punto de partida, revisando y asimilando lo que ya se conoce respecto el problema que se ha planteado. Es el momento en que se produce la delimitación o distinción entre sujeto y objeto, ya que allí el investigador se ocupa por definir qué es lo que quiere saber y respecto a que hechos. Momento lógico es la parte inicial de este proceso. A partir de ese punto, el investigador debe tratar de fijar su estrategia ante los hechos que va a estudiar, es decir, debe formular un modelo operativo que le permite acercarse a su objeto y conocerlo, en lo posible, tal cual es. Es preciso encontrar métodos específicos que permitan confrontar teorías y hechos. La preocupación mayor durante toda esta fase es la de elaborar sistemas de comprobación lo más confiables posibles, este es el momento metodológico.
Luego, ya elegidos los métodos o estrategias generales que han de servir para ejecutar nuestro trabajo, se hace necesario abordar las formas y procedimientos concretos que nos permitan recolectar y organizar las informaciones que necesitamos, llamado momento técnico. Se incluye también el trabajo de la obtención de los datos, se redefinen y ponen a punto las técnicas y los instrumentos que se emplean en la investigación.
Finalmente, cuando el investigador ya dispone de los datos que le proporcionan los objetos en estudio, se abre una nueva fase, caracterizada por su propósito de realizar una nueva elaboración teórica en función de los datos adjuntos. Se vuelve así de los hechos a la teoría, del objeto al sujeto, cerrando el ciclo del conocimiento, aunque no definitivamente, pues la
nueva teoría alcanzada solo podrá concebirse como un superior punto de arranque para el desenvolvimiento de nuevas investigaciones, este es el momento teórico o síntesis.
El proceso de investigación es una abstracción, una construcción teórica que intenta representar los procesos de conocimiento, operaciones concretas, que se producen en todo proceso de investigación. No pretende convertirse en un modelo formal restrictivo sino en una guía. La labor científica es un trabajo donde la libertad y la creación cumplen un papel central.  Investigar es casi una tarea artesanal en la que es preciso unir el pensamiento riguroso a la imaginación, la disciplina de trabajo a la “inspiración”, en dosis variables según las circunstancias. El proceso no tiene un principio ni fin definido, es un trabajo continuo, donde cada investigación particular es parte de un esfuerzo mucho mayor en el desarrollo de los conocimientos científicos. No hay verdaderamente un orden único en el trabajo, sino que existen tareas que se desarrollan de un modo simultáneo, que se complementan y determinan mutuamente.  Origen de este modelo: 2 fuentes: 1) la observación y sistematización de la práctica científica; 2) la necesaria organización lógica de los contenidos que en la misma intervienen, de modo de construir un modelo internamente coherente. Característica: no es lineal, se pone en relieve el carácter dinámico y procesal de la investigación.
1- Área Temática: Selección de un campo de trabajo, la especialidad o problema donde nos situamos. Campos del saber que tienen unidad interna pero que abarcan una problemática mucho más reducida que las disciplinas. Toda investigación versa sobre algún área de conocimiento, pero también puede definirse como un esfuerzo que se emprende para resolver un problema de conocimiento, el cual se plantea o se presenta cuando alcanzamos a precisar que es lo que NO sabemos dentro de un área temática determinada. Establecemos una frontera entre lo conocido y lo no conocido, y nos decidimos indagar sobre esto último.
2- Planteamiento del problema: es lo fundamental de todo proceso indagatorio. En ausencia de un problema, no hay verdadera búsqueda de conocimiento, no hay creación. Los problemas de conocimiento no deben confundirse con los problemas de la vida práctica. La formulación de un problema asume, generalmente, la forma de una pregunta. El objetivo fundamental de la investigación es resolver dicho problema de conocimiento y su éxito deberá medirse por la claridad, pertinencia y precisión de dicha respuesta. Los problemas prácticos, en cambio, se resuelven mediante algún tipo de acción, no mediante la obtención de un saber nuevo. 
3- Delimitación de la investigación: Tarea de fijar objetivos específicos para el trabajo que se va a desarrollar, aclarando que fines se consideran posibles de alcanzar concretamente. Es necesario contar con un tema de estudio preciso y bien delineado que pueda ser investigado en correspondencia con nuestros recursos teóricos y materiales. 
4- Elaboración de un marco teórico: asimilar el bagaje conceptual y las teorías ya elaboradas respecto al tema, pero reenfocadas para los fines específicos de nuestro caso. Implica la revisión y la organización de los conocimientos previos disponibles sobre el tema, el problema planteado y el punto de vista asumido sobre el mismo. La elaboración del marco teórico está estrechamente ligada al planteo mismo del problema ya que no puede plantearse seriamente un problema de investigación sino se revisa y asimila lo que ya se conoce acerca del mismo, si no se ordena y elabora la teoría existente. Todo problema de investigación se presenta bajo una doble faz: como una colección de hechos, de fenómenos empíricos y como un conjunto de conceptos y de proposiciones relativas a esos hechos. La investigación debe atender a esta doble naturaleza de lo que se construye como “objeto”, en tanto no es sólo un elemento empírico, un segmento de la realidad, sino que está constituido como resultado de nuestra labor de conceptualización y elaboración teórica (ver Bordieu “La construcción del objeto”) 
5- Diseño concreto: se complementa con el marco teórico. Determina la forma en que el problema habrá de ser verificado; establecerá el criterio general de comprobación, el sistema de aproximación a la realidad específica considerada, la estrategia general que se ha de utilizar.
6 y 7- Los indicadores y las técnicas: son la continuación operativa del marco teórico y del diseño. La obtención de indicadores (“operacionalización”) tiene por objeto la búsqueda de elementos concretos, empíricos que permitan traducir y medir en la práctica las variables que se han definido teóricamente; las técnicas de recolección de datos son la implementación instrumental del diseño escogido.
8- Instrumentos de recolección de datos: es la síntesis de los indicadores y las técnicas de recolección de datos. Tienen una forma y un contenido. La forma (si se trata de entrevistas, cuestionarios, pautas, etc.) estará determinada por las técnicas concretas escogidas; el contenido (que preguntar, que observar) será el resultado de la operacionalización efectuada. Ambas líneas, empírica y teórica, confluyen en este elemento con el cual nos dedicaremos a conseguir los datos capaces de construir una respuesta para nuestro problema.
9- Datos: obtenidos en bruto. 
10- Procesamiento de datos: trabajo de clasificación y ordenación de datos que habrá de haberse teniendo en cuenta las proposiciones sobre las que se asienta la investigación. Esta tarea cierra la fase técnica del proceso. 
11 y 12- Retomar la labor propiamente teórica para poder obtener de los datos procesados la respuesta al problema planteado: será preciso analizar críticamente la información, proceder a sistematizarla y sintetizarla, y arribar a conclusiones globales de acuerdo con los datos disponibles. Ninguna investigación “resuelve” completamente los problemas formulados, generalmente la respuesta es sólo parcial, el ciclo se iniciará a partir del 2º elemento.
Vázquez: Metodología se divide en 2 partes:
A) Lógica de la investigación supone el enfoque de la ciencia social de la que parte el científico (marco teórico: hipótesis impuesta), elaboración del sistema de hipótesis y delimitación del tema a investigar. Criterios de evaluación a emplear en el proceso de investigación.
B) Técnicas de investigación: Se encuentra subordinada a la lógica de investigación. Son técnicas de recolección de datos: adecuación de los medios técnicos para la correcta recopilación de los datos que permitirán despejar la problemática a investigar. Las técnicas de registro y tabulación de datos es estadística (Sincrónica: indicadores de posición de datos, dispersión y asimetría. Diacrónica: Análisis de regresión y corrección de las variables).
Las técnicas de recolección de datos se encuentran subordinadas a la lógica de la investigación, que es la realidad interrogada en un cuestionario (responden a ¿Que se hace con él?). El criterio de selección de las preguntas y su secuencia lógica es una cuestión de lógica del método que se resuelve en función de las categorías de análisis y del marco presupuesto y no con relación a las técnicas de investigación. La concepción estructural-funcionalista utiliza los criterios de status (prestigio), del rol (papel social) y el del nivel de ingresos para clasificar a los individuos en diferentes clases sociales. La perspectiva materialista histórica se apoya en un criterio diferente, la realidad es percibida como un conjunto de estructuras (económicas, demográfica, jerárquica, etc) en equilibrio y el cambio de sistema es concebido como una alteración del equilibrio que induce a un requilibrio posterior en una nueva reorganización de las mismas estructuras.
Toda investigación se articula mediante un campo de inflexión que se define: Por la concepción teórica en la que se entronca la investigación: esto es el sistema epistemológico a partir del cual habrá de abordarse el tema a investigar; la clara determinación del marco teórico constituye una exigencia metodológica básica. Y así las categorías más generales que organizan el conocimiento se encuadran en axiomas, y un conjunto de axiomas constituye un marco teórico, una teoría.
Delimitación del tema a investigar: Se debe consignar el tema a investigar, propósitos y objetivos, y la metodología empleada. A) La formulación del problema: la demarcación de los aspectos de la realidad sociocultural a estudiar en función de uno o varios referentes empíricos. Para ello es necesario acceder a un conocimiento básico mediante una indagación exploratoria en el campo. Se consulta el estado actual de la cuestión. B) Propósitos y objetivos de la investigación: 1) Nivel de investigación (descriptiva, explicativa, predictiva); 2) Enunciación de los objetivos generales.
Navarro: Cualquier balance que se realice sobre las ciencias sociales debe tomar en consideración la existencia de una tradición intelectual que se incorpora en las diversas instituciones académicas. El pasado es el presente que se manifiesta en el arsenal de conceptos con los que operamos, en los tipos de investigaciones que realizamos, en la bibliografía que seleccionamos, en las técnicas que empleamos, etc. Comprender la tradición es, pues, superarla; dar continuidad a la constitución de un saber que no es estático ni definitivo.
Los tres "problemas teórico-metodológicos centrales a fin de permitir avances fructíferos en el conocimiento" son la relación entre el investigador y la investigación, la re inserción del tiempo y el espacio como variables constitutivas internas en el análisis, y la superación de las separaciones artificiales entre lo político, lo económico y lo sociocultural. Una "metodología comunicacional", desarrolIada para articular la teoría y la práctica de la comunicación, no puede eludir ninguno de estos tres problemas.
Ningún científico puede ser separado de su contexto físico y social. Toda medición modifica la realidad en el intento de registrarla. Toda conceptualización se basa en compromisos filosóficos. Con el tiempo, la creencia generalizada en una neutralidad ficticia ha pasado a ser un obstáculo importante al aumento del valor de verdad de nuestros descubrimientos, y si eso plantea un gran problema a los científicos naturales, representa un problema aún mayor a los científicos sociales. Traducir el reencantamiento del mundo en una práctica de trabajo  razonable no será fácil, pero para los científicos sociales parece ser una tarea urgente.
Sautu: La investigación social es una forma de conocimiento que se caracteriza por la construcción de evidencia empírica elaborada a partir de la teoría aplicando reglas de procedimientos explícitas. En su contenido la investigación es temporal-histórica, es acotada y acumulativa, está sujeta a inexactitudes y es parcial o totalmente refutable. Temporal-histórica: los temas que trata y cómo los trata están afectados por las circunstancias históricas, mundiales y locales; por los intereses económicos y sociales y las ideas predominantes en las instituciones patrocinantes, en institutos de investigación y entre sus miembros. Los temas de investigación pasan por etapas de invención, difusión y declinación. Este carácter temporal de la investigación abre las puertas a la renovación y acumulación de conocimiento. Acotada: porque se plantea objetivos acotados alcanzables a corto plazo. Acotados es tiempo, lugar y objeto. Las coordenadas espacio-temporal nos permiten recortar el tema de investigación seleccionado. Acumulativa: Toda investigación parte del conocimiento producido en otras investigaciones y esto le brinda a sus investigaciones la experiencia acumulada por otros. El carácter acumulativo de la investigación empírica se construye a partir de la duda sobre los ya conocido. Esto permite que las teorías, los conceptos y los métodos se renueven, porque, si no se incorporan nuevos aspectos, preguntas y búsquedas de respuestas, pierden interés. Sujeta a inexactitudes = Refutable: No existe verdad definitiva en la investigación empírica. La búsqueda de una verdad definitiva o de resultados inmutables no es una meta para el investigador social.
Vasallo de Lopes: entiende a la práctica de la investigación como práctica sobre-determinada por condiciones sociales de producción e igualmente como práctica que posee una autonomía relativa. Es un campo de fuerzas sometidas a determinados flujos y exigencias internas y externas. Concibe a la propia práctica de la investigación como una práctica metodológica. Y define a la práctica metodológica como un proceso de toma de decisiones y opciones que estructuran la investigación en niveles y en fases que se realizan en un espacio determinado que es el espacio epistémico. Sostiene que la investigación no es reductible a una secuencia de operaciones, de procedimientos necesarios e inmutables, de normas rígidamente codificadas, que convierten a la metodología en una tecnología, en un recetario de “cómo hacer” investigación con base en una visión “burocrática” de proyecto, que transforma al proceso de investigación en un ritual de operaciones rutinizadas.

Rivera: La subjetividad investigativa no es vista como un obstáculo, sino como un componente de la investigación que no obstaculiza la reflexividad y permite establecer con mayor claridad el lugar ocupado por el investigador. El conocer siempre es una actividad del sujeto, aunque se despoje de sus atributos anímicos, valorativos, sentimentales, etc., en beneficio de una objetividad más totalizada. En el campo de las ciencias sociales lo que decide muchas elecciones metodológicas es una valoración indiscutidamente subjetiva. Operar con cierta arbitrariedad o ambigüedad no supone colocarse al margen de una objetividad procesal del tipo de la exigida constantemente por el método científico. Hay que establecer vinculaciones productivas y creadoras entre objetividad y subjetividad en el momento investigativo, siempre que se pueda actuar con flexibilidad en un caso y con vigilancia en el otro.

Bourdieu: Un objeto de investigación, por más parcial y parcelario que sea, no puede ser definido y construido sino en función de una problemática teórica que permita someter a un sistemático examen todos los aspectos de la realidad puestos en relación por los problemas que le son planteados. Lo real no tiene nunca la iniciativa puesto que solo puede responder si se lo interroga.
El proceso científico es un dialogo entre hipótesis y experiencia. Se ve como un intercambio en que los dos socios asumirían roles perfectamente simétricos e intercambiables. La teoría domina al trabajo experimental desde la misma concepción de partida hasta las últimas manipulaciones de laboratorio. Se exige una explicación metódica de las problemáticas y principios de construcción del objeto que están comprendidos tanto en el material como en el nuevo tratamiento que se le aplica.
Cada vez que el sociólogo cree eludir la tarea de construir los hechos en función de una problemática teórica, es porque está dominado por una construcción que se desconoce y que él desconoce como tal, recogiendo al final nada más que los discursos ficticios que elaboran los sujetos para enfrentar la situación de encuestado y responder a preguntas artificiales o incluso al artificio por excelencia como es la ausencia de preguntas. Cuando el sociólogo renuncia al privilegio epistemológico es para caer siempre en la sociología espontanea. Aun cuando se libera de sus supuestos, la práctica sociológica no podría nunca realizar el ideal empirista del registro sin supuestos, aunque más no fuera por el hecho de que utiliza instrumentos y técnicas de registro. “Establecer un dispositivo con miras a una medición es plantear una pregunta a la naturaleza”. La medida y los instrumentos de medición y en general todas las operaciones de la practica sociológica, desde la elaboración de los cuestionarios y la codificación hasta el análisis estadístico, son otras tantas teorías en acto, en calidad de procedimientos de construcción, concientes e inconcientes, de los hechos y la relación entre ellos.
El método, particularmente adecuado al caso estudiado, tiene tanto menos eficacia cuanto más homogéneo es el sector y que el fenómeno del cual se quiera estudiar variaciones depende más del criterio según el cual está definido este sector. En tanto no hay registro perfectamente neutral no existe una pregunta neutral. El sociólogo que no se somete sus propias interrogaciones a la interrogación sociológica no podrá hacer un análisis verdaderamente neutral de las respuestas que provoca. Siempre que el sociólogo es inconsciente de la problemática que incluye en sus preguntas, se impide la comprensión de aquella que los sujetos incluyen en sus respuestas: las condiciones están dadas, entonces, para que pase inadvertido el equívoco que lleva a la descripción, en términos de ausencia, de las realidades ocultadas por el instrumento mismo de la observación y por la intención, socialmente condicionada, de quien utiliza un instrumento.
El cuestionario no es nada más que uno de los instrumentos de la observación, cuyas ventajas metodológicas, como por ejemplo la capacidad de recoger datos homogéneos igualmente apreciables por un análisis estadístico, no deben disimular sus límites epistemológicos; de manera que no solo es la técnica más económica para captar las conductas normalizadas, cuyos procesos rigurosamente “determinados” son altamente previsibles y pueden ser en consecuencia captados en virtud de la observación o la interrogación sagaz de algunos informantes, sino que se corre el peligro de desconocer ese aspecto de las conductas, en sus usos mas ritualizados, e incluso, por un efecto de desplazamiento, a desvalorizar el proyecto mismo de su captación.
Si no existen dudas de que la importación descontrolada de métodos y conceptos que han sido elaborados en el estudio de las sociedades sin escritura, sin tradiciones históricas, socialmente poco diferenciadas y sin tener muchos contactos con otras sociedades, pueden conducir a absurdos. La tarea de la investigación inductiva-deductiva descansa en realidad sobre operaciones en virtud de la cuales los materiales son homogeneizados. Si los metodólogos están más atentos a las reglas que se deben observar en la manipulación de las categorías ya constituidas que en las operaciones que permiten construirlas, es porque el problema de la construcción del objeto no puede resolverse nunca de antemano y de una vez para siempre, ya se trata de dividir a una población en categorías sociales, por nivel de ingreso o según la edad.
Generalmente, una hábil utilización de todas las formas de cálculo que permite el análisis de un conjunto de relaciones supondría un conocimiento y una conciencia perfectamente claros de la teoría del hecho social, considerando los procedimientos en virtud de los cuales cada uno de ellos selecciona y construye el tipo de relación entre variables que determinan su objeto. Las diferencias técnicas pueden contribuir, en medida variable y con desiguales rendimientos, al conocimiento del objeto, solo si la utilización está controlada por una reflexión metódica sobre las condiciones y los límites de su validez, que depende en cada caso de su adecuación al objeto, es decir a la teoría del objeto. Además, esta reflexión solo puede permitir la reinvención creadora que exige idealmente la aplicación de una técnica, y la creación de nuevas.
Para poder construir un objeto y al mismo tiempo saber construirlo, hay que ser consciente de que todo objeto científico se construye deliberada y metódicamente y es preciso saber todo ello para preguntarse sobre las técnicas de construcción de los problemas planteados al objeto.
El tipo ideal como “guía para la construcción de hipótesis, según la expresión es una ficción coherente en la cual la situación o la acción es comparada y medida, una construcción concebida para confrontarse con lo real, una construcción próxima a una distancia tal que permite medir y reducir, no aproximada. El tipo ideal permite medir la realidad porque se mide con ella y se determina con la distancia que lo sepera de lo real. El razonamiento es un pasaje de los límites que constituye una técnica irremplazable de construcción de hipótesis, el tipo ideal puede extenderse tanto en un caso teóricamente privilegiado en un grupo construido de transformaciones. No existe el tipo ideal en el sentido de nuestra reveladora que haga ver lo que se busca.
El sociólogo debe multiplicar las hipótesis de analogías posibles hasta construir la especie de los casos que explican el caso considerado. Y para construir esas analogías mismas, es legítimo que se ayude con hipótesis de analogías de estructura entre los fenómenos sociales y los fenómenos ya establecidos por otras ciencias. En resumen, la comparación orientada por la hipótesis de las analogías constituye no solo el instrumento privilegiado de la ruptura con los datos reconstruidos, que pretenden instantáneamente ser considerados en sí mismos y por sí mismos, sino también el principio de la construcción hipotética de relaciones entre las relaciones.
El estudio de la comunicación. Su especificidad.
Al hacer una investigación en comunicación en la actualidad se debe recurrir a teorías existentes para tomarlas como bases teóricas a la hora de abordar el problema a investigar.
El campo de la comunicación es sumamente complejo, un factor evidente de esa complejización es la convergencia sobre él de miradas que proceden de otras disciplinas y de otros encuadres epistemológicos. En algunos casos esta convergencia aporta saberes, marcas teóricas o metodológicas o tradiciones investigativas que se integran creativamente, agregando nuevos sentidos a objetos y fenómenos usualmente ajenos a sus esferas de competencia e interés.
Las nuevas ópticas asociadas con la recepción parecen diluir constantemente las certezas sobre la viabilidad intrínseca o las direcciones definitivas que puede tomar un mensaje mediático.
La comunicación es un campo (no una disciplina) de estudio dentro de las ciencias sociales que trata de explicar cómo se realizan los intercambios comunicativos y como estos afectan a la sociedad y comunicación. Es decir, investiga el conjunto de conceptos, principios y regularidades que sirven de base al estudio de la comunicación como proceso social. Está en estrecha relación con otras ciencias como la antropología, sociología y la psicología, de las que toma parte de sus contenidos o los integra entre sí. Por lo tanto, el objetivo del campo de la comunicación está en constante disputa entre diferentes disciplinas. La sociología estudia la comprensión de la realidad social, la psicología estudia la conducta de los sujetos (utilizando como técnica el análisis del discurso) y la antropología el análisis de la cultura (técnica de observación participante). Por lo tanto, los estudios comunicacionales, al no poseer una disciplina, se posicionan y entrecruzan en diferentes disciplinas (multidisciplinariedad que fusiona saberes de las ciencias sociales, humanidades, tecnologías, etc).
Interdisciplinariedad: Categoría referida a la investigación, implica diferentes niveles de integración teórico- metodológicas entre cada disciplina, mediante la construcción de un común denominador teórico en los dilemas planteados.
Frutos: En la comunicación, no hay que partir de temas sino de problemas. 5 afirmaciones generadoras de posibles debates en el campo de la comunicación. 1) Los estudios en comunicación padecen las mismas dificultades que atraviesa la investigación social en general. 2) El abordaje de la comunicación que se propone a partir del problema es interdisciplinar. La idea no es que se proyecten los estudios a partir de la comunicación misma, sino de lo específico de los problemas adecuando las teorías y los instrumentos teóricos a cada problema, para esto es fundamental efectuar la vigilancia epistemológica, ya que en los estudios en comunicación se suele trasladar el marco teórico sin adecuarlo a la problemática que se trabaja. Se aplican concepciones teóricas propuestas inicialmente para procesos más generales o para otro tipo de problema. El trabajo del investigador en el campo de la comunicación debe orientarse hacia dos planos: a) la elaboración de un marco teórico-metodológico de alto nivel de abstracción; b) la puesta en marcha de distintas investigaciones consideradas relevantes y planificadas a partir del marco general propuesto (pero realizadas a partir de la especificidad de cada problema propuesto). 3) En el proceso de construcción del objeto teórico deben incluirse proposiciones generales referidas al proceso de comunicación. No hay que pensar el fenómeno de comunicación como externo a los espacios que lo sostienen (modo de vida de los conjuntos sociales, procesos sociales donde se construye la subjetividad, hecho social respecto del cual los conjuntos sociales generan acciones, construcción de significados sociales colectivos referidos a las formas de comunicación, desarrollo de la comunicación dentro de un proceso histórico, etc.) 4) El proceso de comunicación estudiado referido a un problema planteado teóricamente puede ser abordado desde una perspectiva relacional. Supone tener a la relación como eje de la investigación y no sólo como componente de la comunicación. 5) Es necesaria la reflexión teórica sobre la articulación representación/práctica en los marcos de los estudios de comunicación. Si llamamos representaciones al conjunto de nociones, conceptos, creencias, valores, actitudes y opiniones producidas por sujetos respecto de algo; y si denominamos prácticas al conjunto de acciones, conductas e intervenciones con cierto grado de normalización y rutinización, tenemos que las representaciones condicionan u orientan las prácticas referidas a ese algo, otorgándoles un sentido. Esta relación entre prácticas y representaciones es planteada en el pensamiento social contemporáneo como de mayor o menor congruencia según los autores. Pensar la comunicación entre sujetos como un componente de un escenario espaciotemporal en tanto que contextualización de interacción social.

Navarro: Desde mediados de los años ochenta parecen haberse multiplicado en tal medida las posturas y las posiciones desde las cuales se puede investigar la comunicación, que el debate es cada vez más difícil, al haber menos referentes comunes. Pero en América Latina, más que nada, parece haberse perdido la profundidad ideológica, el poder de las creencias que orienten las búsquedas del sentido de la comunicación. En la América Latina de los años noventa, la relación entre investigación y mercado, en el contexto de la modernidad, pareció formular el núcleo de las reflexiones más pertinentes en términos de sus articulaciones políticas y culturales.
Estudiar comunicación consiste, más bien, en elaborar argumentos sobre las formas y determinaciones del desarrollo sociocultural como tal. El potencial del estudio de la comunicación, en suma, converge directamente, y en muchos puntos, con los análisis y la crítica de la sociedad existente en todas sus modalidades.
La búsqueda prioritaria -el trabajo más urgente-, entonces, parece apuntar hacia un marco de interpretación que, por una parte, reintegre conceptual y metodológicamente la diversidad política, cultural y existencial de los agentes de la comunicación, y por otra permita imaginar las dimensiones de la acción comunicativa en términos constitutivos y no sólo instrumentales de las prácticas sociales.
La acción comunicativa se basa en un proceso cooperativo de interpretación en que los participantes se refieren simultáneamente a algo en el mundo objetivo, en el mundo social y en el mundo subjetivo aun cuando en su manifestación sólo subrayen temáticamente uno de esos tres componentes. Hablantes y oyentes emplean el sistema de referencia que constituyen los tres mundos como marco de interpretación dentro del cual elaboran las definiciones comunes de su situación de acción.
Pineda: La globalización, las tecnologías de la información y la comunicación, las transformaciones políticas y sociales ocurridas en las 2 últimas décadas están obligando a la búsqueda de alternativas teóricas que dejen a un lado los paradigmas excluyentes, únicos y universales y que consideren la convergencia de múltiples enfoques metodológicos y la coexistencia de paradigmas contrapuestos o yuxtapuestos, capaces de recoger desde una perspectiva trasdisciplinar lo paradójico del pensamiento comunicacional en la actualidad.
La revisión teórica tiene que ser entendida como una tarea de desconstrucción permanente sobre los fundamentos filosóficos, discursivos y epistemológicos. Ello obliga a los estudios sobre comunicación a abrirse hacia otros campos con una mirada transdisciplinar para poder reestructurar sus conceptos, nociones y teorías. Las investigaciones teóricas resultan indispensables para ayudar a conformar una autoconciencia o base teórica integral que nos permita dar el salto de fronteras que plantea la transdiciplinaridad. El hecho de que las organizaciones se encuentren sujetas a cada vez más presiones, a continuos cambios y trasformaciones, ha obligado a estas a realizar indagaciones y monitoreo sistemáticos del entorno para ajustarse con rapidez y efectividad a esos cambios y no parecer.
La tendencia de continuar investigando sobre comunicación y gerencia se hace cada vez mayor, sobre todo si se considera que la información y la comunicación son insumos fundamentales para poder coordinar los flujos, los registros necesarios que regulen las interacciones de las organizaciones en su interior y hacia el exterior y así lograr que las organizaciones puedan operar mediante un plan determinado que controle la variedad, la complejidad y los imprevistos. La comunicación resulta jerarquizada como un insumo fundamental para lograr la cohesión de los integrantes de la organización, en aras de la eficiencia, de la efectividad y productividad.
En el momento en que se piensa al receptor como activo, que establece interacciones con los demás sujetos, que interpreta el mensaje, que actúa en función a ello y al contexto en que está inmerso y por todo lo que lleva inherente al individuo de generación en generación, es que se concibe al estudio en comunicación como un abordaje sociocultural; ya que no se puede pensar más en estudiar al sujeto como externo a la realidad, sino como constitutivo de ella.
Una disciplina se define cuando forma parte de una estructura teorética, es la enseñanza de los criterios mediante los cuales se construyen enfoques teóricos que procuran comprender la naturaleza y el comportamiento de lo real. Los estudios sobre la comunicación suelen adoptar teorías de otras ciencias sociales, este exceso de multidisciplinariedad (yuxtaposición de enfoques teóricos diferentes sobre los mismos problemas a partir de disciplinas distintas, sin llegar a establecer un denominador teórico común, no se establece convergencia teórico- metodológica) presenta serias dificultades a la hora de construir un perfil autónomo del campo. Sin embargo, los estudios comunicacionales, a pesar de sus múltiples y ajenos enfoques teóricos y metodológicos siempre se encuentran dentro de su campo, el de los procesos relacionales que se dan a partir de un universo simbólico, ya que lo especifico de la comunicación es la producción de sentido.
Frutos: La vertiente de tipo sociocultural dentro del campo privilegia el abordaje interpretativo de la subjetividad de los individuos, siendo los aspectos centrales de esta perspectiva el significado y la manera en que se vincula con sus acciones. Así, se le atribuye también importancia a la intersubjetividad en tanto que participa en la constitución del orden social.
En el campo comunicacional, podemos afirmar que los estudios sobre el significado, proviniendo de distintas fuentes epistemológicas, nutren gran parte de la investigación y participan activamente en la construcción de la especificidad del mismo. Tanto en el estudio de la comunicación como en los estudios de los significados constituyen campos no homogéneos, ambos presentan distintas tradiciones y muestran pluralidad de perspectivas, teóricas y métodos. Y en ambos casos, es muy frecuente que se trate de estudios donde se explican universos más abarcadores por medio del conocimiento de los objetos indagados. Conocer la comunicación contribuye a una mayor intangibilidad de la sociedad y entender como los sujetos producen significados también habla del modo en que dichos sujetos se constituyen, de sus interacciones.
Toda realidad social es una construcción, y los significados se vinculan en general a los colectivos, aunque se trate de significados individualmente producidos. Hay una serie de relaciones en las que los sujetos privados se identifican comunitariamente y se convierten así en actores sociales. El éxito de las acciones ligadas a los conceptos y a los estados psíquicos depende del hecho empírico que, en nuestras respuestas, nos entendemos con el otro. Lo colectivo convierte, de este modo, en ámbito ético donde toda acción constituida de alguna manera el mundo y también algún significado en el mundo. Es así que un proceso colectivo no funciona suprimiendo todo tipo de responsabilidad, sino que obliga a responsabilizarse.
La investigación comunicacional y la intervención profesional
Protzel: La investigación comunicacional la realizan los científicos, parte de un problema de conocimiento y su objeto o producto es la generación de conocimiento científico a partir de una definida combinación entre componentes teóricos y empíricos; constituirá el método que los integrantes de las comunidades científicas emplean para cerrar brechas que se abren en sus sistemas de creencias, como resultado de la aplicación de ese mismo método. La Intervención profesional la realizan los profesionales, abarca problemas prácticos que no se resuelven mediante la obtención de un saber nuevo, sino mediante la implementación de algún tipo de acción. 3 grandes dimensiones para diferenciarse:
Por el objeto: como punto de partida y producto de la investigación. Este incluye teorías e hipótesis encargadas de explicar los hechos y las pruebas empíricas que se aportan durante el proceso.
Por las acciones: orientadas hacia el logro del objeto, es decir, la investigación misma. Esto incluye tanto las acciones que se rigen por los procedimientos destinados a descubrir conocimientos de hechos o de normas, que aún no se poseen, cuanto a las que se rigen por los procedimientos destinados a validar conocimientos de hechos para teorías que ya se poseen.
Por los medios de investigación: o las condiciones de realización de las que el sujeto investigador puede disponer en el curso de la investigación, este incluye tanto a los medios teóricos como las normas y los contextos institucionales.
Para que una IP se convierta en una IC debe contemplar, junto con la producción de conocimiento factico relevante, un elemento de universalización y de demostración. Es decir, debe producir conocimiento de un objeto en sus aspectos no meramente circunstanciales, sino generales, y por cuanto a la aspiración de valer en el dominio público, exige que se someta a los criterios normativos mediante los que una comunidad científica dada legitima la circulación de sus conocimientos y la estabilidad de sus creencias básicas. Sin embargo, las prácticas profesionales no están sometidas a este doble imperativo de la universalización y la validación de sus conclusiones cognoscitivas: les basta con alcanzar una adecuada eficacia local, particular, lograda en los marcos del problema practico que intenta resolver y un tolerable respeto a las normas éticas y técnicas que rigen el campo de la incumbencia profesional.

B) Importancia de la teoría. Construcción del problema. Objetivos. Relaciones entre teoría y diseño. Exploración, descripción y explicación.
 Importancia de la teoría
Castro: Muestro teórico es un proceso en el que la recolección de la información depende de la teoría que vaya surgiendo. En este sentido, la sensibilidad teórica es la capacidad del investigador de “conceptuar y formular” una teoría en la medida en que está va emergiendo de la información. Mediante esta capacidad, el investigador deriva los conceptos que mejor se adaptan a la realidad, son “relevantes” y “funcionan” para explicar lo que pasa. Por lo demás, estos conceptos deben ser lo suficientemente modificables de manera que puedan también responder a la variabilidad de los procesos sociales.
Todo objeto científico se construye metódicamente, el método por sí mismo no engendra nada, una metodología que no se plantea el problema de la construcción de la hipótesis (que debe demostrarse), no puede dar nuevas ideas, servirá sólo para dirigir ideas ya establecidas. El sostén de una investigación son las teorías, modelos de análisis y conceptos que estructuran un área de conocimiento aportándole ideas, planteándole dudas, sugiriendo preguntas que constituirán el objetivo de investigación. La construcción de la evidencia empírica tiene como propósito responder a esos objetivos. La producción, sistematización y descripción de hechos y fenómenos o procesos y las inferencias acerca de sus relaciones y significados involucra el uso de la medición, observación y/o registro. El método utilizado para la construcción de esa evidencia empírica y los contenidos sustantivos de ésta dependerán ellos mismos del enfoque teórico elegido, porque no hay observación sin teoría y porque ésta a su vez es reinterpretada y reconstruida a partir de la evidencia empírica.

Borsotti: Toda investigación es una construcción teórica, ya que la teoría permea todas las etapas de diseño, desde la construcción del marco teórico y la formulación de los objetivos, hasta la implementación de la estrategia metodológica para la producción de los datos y su posterior análisis. Cada una de estas etapas se conectan entre sí en forma lógica mediante una estructura argumentativa que también es teórica. En este sentido, la teoría es el hilo conductor, el andamiaje que atraviesa todas las etapas de la investigación. Esto supone una conceptualización de teoría no simplemente como marco teórico. La teoría incluye los supuestos del paradigma en el que trabaja el investigador, las teorías generales a cerca de la sociedad y el cambio histórico, las preposiciones y conceptos de la teoría sustantiva, teorías y supuestos de la medición, observación y construcción de los datos, y cuestiones vinculadas a la construcción de regularidades empíricas y la inferencia de proposiciones y conceptos teóricos.
Taylor y Bogdan: Cada perspectiva teórica aborda diferentes tipos de problemas y buscan diferentes clases de respuestas, por lo tanto sus investigaciones demandan diferentes metodologías. Por ejemplo: la perspectiva fenomenológica es esencial para la concepción de la metodología cualitativa ya que de la perspectiva teórica depende lo que estudia la metodología, el modo en que lo estudia y en que se interpreta lo estudiado.
Bordieu: Desde su teoría relacionista de la comprensión del conocimiento científico, no hay metodología definida de antemano, sino que la elección sobre las técnicas a utilizar se da siempre a partir de la especificidad del problema de investigación. “La teoría implícita en una práctica, teoría del conocimiento de un objeto y teoría del objeto, tiene tanto más posibilidades de no ser controlada, y por lo tanto inadecuada al objeto en su especificidad, cuanto es menos consciente. Al llamar metodología a lo que es un decálogo de preceptos tecnológicos, se escamotea la cuestión metodológica propiamente dicha, la de la opción entre las técnicas referentes a la significación epistemológica del tratamiento de las técnicas escogidas que hacen experimentar al objeto y a la significación teórica de los problemas que se quieren plantear al objeto al cual se las aplica”. Esta afirmación es fundamental en el hecho de que toda práctica científica implica supuestos teóricos. “No hay observación o experimentación que no implique hipótesis”. Vigilancia epistemológica: sin teoría no es posible ajustar ningún instrumento ni interpretar una sola hipótesis. Por lo tanto, la importancia de controlar la teoría que está implícita en una práctica científica, radica en el peligro de la inadecuación de las técnicas de investigación (metodología) al objeto de estudio y a los problemas que se le plantean al investigador. La elección de técnicas de investigación tiene que estar en función del objeto, de los supuestos teóricos con los que se trabaja y de los datos que se quieran obtener mediante la construcción de evidencia empírica. (Ver ejemplo de “The people’s choice”). La teoría domina el trabajo experimental desde la misma concepción de partida hasta las últimas manipulaciones de laboratorio. La medida y los instrumentos de medición y todas las operaciones de la práctica sociológica son teorías en acto. Falsa neutralidad de las técnicas: la técnica aparentemente más neutral contiene una teoría implícita sobre lo social. X ej, En “The people’s choice”, una técnica tan irreprochable como el muestreo al azar aniquiló el objeto de la investigación (comunicación en 2 tiempos). Cuando no está sustentada en una construcción teórica, la técnica de investigación se convierte en un artefacto porque se aísla del problema de investigación.
Modelo de Padua (cuadro de fotocopia)
3 partes principales: la teoría, los métodos empíricos para la recolección y la realidad o fenómenos concretos.
Teoría sociológica: conjunto de proposiciones y definiciones extraídas de la realidad social que explican los fenómenos sociales concretos. El modelo conceptual es constituido a partir de términos generales, definiciones y supuestos de la teoría o de una porción de ella. Señala cuales son los problemas más significativos, las maneras como se relacionarán los datos, la selección del diseño más correcto, la búsqueda del orden o de patrones entre ellos y la interpretación de los hallazgos de investigación.
Objetivo de la investigación: elementos en el modelo que van a ser investigados, pueden ser también selección de un modelo.
Diseño de investigación: Conjunto particular de métodos seleccionados por el investigador para la búsqueda de nuevos hechos y para la determinación de sus conexiones. Se decide cómo se van a seleccionar los datos, cuáles serán los métodos analíticos, cómo se va a formular el problema, que tipo de instrumentos específicos se van a utilizar, etc. 
Fase empírica: el investigador es guiado por la teoría sociológica, y el modelo hacia los fenómenos sociales concretos que contrastarán sus hipótesis teóricas.
Fase interpretativa: se comparan los hechos con su teoría inicial examinando las consecuencias que tienen para la teoría la comprobación o refutación de las hipótesis.
La teoría y la práctica se encuentran indisolublemente unidas en el proceso de conocimiento, y la dialéctica entre ambas constituye el motor de avance fundamental del mismo. En ausencia de la Teoría, la investigación avanza a la deriva y la interpretación de los resultados es azarosa y limitada en cuanto a la contribución de la comprensión de los fenómenos bajo estudio. Contrariamente, la teorización ausente de investigación empírica cae en un ensayismo vacío e infructuoso, por lo tanto en vez de reforzar el conocimiento, lo retarda más. La investigación no puede desprenderse de ellas (ni de la teoría ni de la práctica) porque el conocimiento, que es lo que se pretende alcanzar, se configura a partir de la percepción tanto práctica como teórica de la realidad. De esta manera, no se puede hablar de una “investigación práctica” o de una “investigación teórica” por separado, dado que los problemas son tanto teóricos como prácticos.
Bordieu: El proceso científico es un diálogo entre hipótesis (teoría) y experiencia (empírea), siempre en función de la especificidad del objeto de estudio construido por el investigador. Sin embargo, lo real no tiene nunca la iniciativa puesto que sólo puede responder si se lo interroga. El vector epistemológico va de lo racional a lo real.
Castro: Teoría fundamentada: El objetivo principal es generar una teoría que explique un patrón de conducta que sea relevante y problemático para los involucrados. El punto de arranque de este abordaje cualitativo es el reconocimiento del vínculo indisoluble entre teoría y métodos. La tarea sociológica fundamental es la generación de teoría mediante el desarrollo de categorías ad hoc que derivan en línea directa de la información empírica, en lugar de tratar de “forzar” la información dentro de categorías preestablecidas. De esta manera, la teoría fundamentada postula que la realidad social debe ser abordada con el fin de descubrir problemas relevantes y significativos que ocurren en ese momento, problemas que por definición, no pueden detectarse con anticipación, esto es, antes que entremos en contacto con la realidad.
Taylor y Bordgan: En el muestreo teórico el investigador selecciona nuevos casos a estudiar según su potencial para ayudar a refinar o expandir los conceptos y teorías ya desarrollados. La recolección de datos y el análisis se realizan al mismo tiempo.
Sautu: La redacción del marco teórico del proyecto debe incluir tanto una teoría general de la sociedad como teorías sustantivas aplicadas al problema específico estudiado. Siempre es conveniente incluir conceptos de nivel de abstracción intermedio entre la teoría general de la sociedad y el problema de la investigación. Se deben definir cuestiones claves del objetivo, si va a estar focalizado en la estructura social o en la acción social, y si el fenómeno a estudiar se explica en términos del orden social o la agencia humana. La descripción del contexto socio-histórico en algunos estudios, es un paso necesario para la formulación del objetivo de investigación. Esta descripción situacional debe hacer hincapié en definir en “como, donde, y cuando tiene lugar el proceso, en que consiste, y quienes están involucrados”. El marco teórico no es la historia de un fenómeno, está constituido por los procesos o modelos que dan cuenta de las ideas, demandas y modos de participación de los actores.
Construcción del problema
Padua: El proceso de investigación está constituido por una serie de partes íntimamente relacionadas. Del conocimiento de tal interconexión y de su manejo correcto a lo largo de toda la dinámica del proceso, dependerá del resultado sustantivo de la investigación misma. La recolección de datos en sí, cualquiera que sea su grado de sofisticación, es un instrumento que garantiza el paso del marco teórico a la verificación del mismo. El marco teórico empieza el proceso, y da paso a una problemática expresada a priori, en la forma de un conjunto de proposiciones. El investigador siempre opera con alguna clase de “modelo” conceptual, con alguna clase de “teoría” sobre la naturaleza del fenómeno o de la situación: por eso la dificultad de la aproximación exploratoria puede residir en la creencia por parte del investigador de que puede desprenderse a voluntad de sus estereotipos o prenociones.
Todo problema de investigación comienza siempre como un problema de teorización. La primera tarea del investigador es la codificación de la realidad, y esa codificación solo puede ser realizada según una teoría implícita o explícita.
El modelo conceptual es construido a partir de términos generales, definiciones y supuestos de la teoría o de una porción de ella. Este método señala cuales son los problemas más significativos, las maneras como se seleccionarán los datos, la selección del diseño más correcto, así como la búsqueda del orden de los patrones entre ellos y la interpretación de los hallazgos en investigación.
Los estudios descriptivos son más específicos y organizados que los estudios exploratorios ya que las preguntas aparecen guiadas por taxionomias, esquemas descriptivos o tiponomias. En la fase explicativa de la investigación, el investigador separa lo verificable de lo reflexivo o intuitivo, elabora métodos adaptados a la problemática, métodos que son a la vez de análisis y verificación. Los conceptos describen los fenómenos y en general tienden a ser de 2 tipos: conceptos categóricos que son complejos y que se miden a nivel de categorías nominales y las variables que representan dimensiones de los fenómenos admitiendo grados de variación que se miden a niveles ordinales o racionales. Es un nombre y hay que agregarle una definición. Cuando se ordenan conceptos y definiciones se obtienen esquemas descriptivos que nos sirven para clasificar o diagnosticar la realidad.
Vasallo de López: La metodología de la investigación como un proceso de toma de decisiones y opciones que estructuran la investigación en niveles y en fases que se realizan en un espacio determinado que es el espacio epistémico. Epistemología será tratada en el nivel operatorio entendiendo que la reflexión epistemológica opera internamente a la práctica de la investigación. Esto garantiza que los principios de cientificidad operan internamente a la práctica científica.
Entendiendo la práctica de la investigación como practica sobre determinada por condiciones sociales de producción e igualmente como práctica que posee una autonomía relativa. Esta es dada por una lógica interna de desarrollo y de autocontrol, lo que impide que se convierta en una mera caja de resonancia de normas externas y por lo tanto, en discurso totalmente ideológico. Al final, la práctica de la investigación es concebida como un campo de fuerzas, sometida a determinados flujos y exigencias internas y externas.
Son las condiciones de producción las que definen el horizonte dentro del cual se mueven las decisiones que permiten hablar de cierta manera sobre un cierto objeto. 3 contextos resumen  las condiciones de producción de una ciencia.
La comunicación pasa a operar al nivel de las lógicas internas del funcionamiento del sistema social. La reflexión metodológica no se hace de modo abstracto porque el saber de una disciplina no es destacable de su implementación en la investigación. Por lo tanto, el método no es susceptible de ser estudiado separadamente de la investigación en que se ha empleado. La reflexión metodológica no solo es importante como necesaria para crear una actitud consciente y crítica por parte del investigador en cuanto a las operaciones que realiza a lo largo de la investigación.
El campo de la investigación es al mismo tiempo estructura, en tanto se organiza como discurso científico y proceso, en tanto se realiza como practica científica. La investigación convierte a la metodología en una tecnología, en un recetario de “cómo hacer” investigación con base en una visión burocrática de proyecto, una verdadera camisa de fuerza que transforma el proceso de investigación en un ritual de operaciones rutinarias. Construir metodológicamente una investigación es operar, practicar sus niveles y sus fases. Por tanto en el modelo cada nivel y cada fase se realizan a través de operaciones metodológicas.
El nivel epistemológico de la investigación es el espacio donde se decide el ajuste entre sujeto y el objeto de conocimiento. Es dado por el ejercicio permanente de la vigilancia, de la crítica y de la reflexión sobre todos los actos de la investigación. La construcción del objeto a lo largo de un proceso de objetivación que se da a través de la elección, del recorte y estructuración de los hechos hasta los procedimientos de recolección de los datos.
Para que la interdisciplinidad, debilidad teórica en la investigación, no sea solo una petición de principios, practicarla exige el dominio de teorías disciplinarias diversas integradas a partir de un objeto-problema. No se trata de dominar todo, sino un uso útil de teorías y conceptos de diversas procedencias, un uso fundamentado y pertinente a la construcción del objeto.
La teoría es siempre una propuesta de explicación, una eterna hipótesis, permanentemente probada por la realidad del mundo. La teoría es uno de los niveles de la investigación y atraviesa todas sus fases. Uno de los errores más notables son las sucesivas rupturas entre la etapa del objeto, de la observación y del análisis. Las deficientes combinaciones entre métodos y técnicas es consecuencia casi siempre de un marco teórico ambicioso que no se realiza en una estrategia metodológica del mismo porte.
Los descubrimientos y aportaciones diversas conseguidas por el investigador pasan a formar parte de una totalidad de la cual es casi imposible distinguir que es lo propio y que es lo tomado de las aportaciones previas. La bibliografía de una investigación es el itinerario o ruta intelectual recorrida por el investigador. Expresa el tipo de preocupación con que se enfrentó o que lo acompaño a lo largo de la investigación. El análisis descriptivo envuelve operaciones analíticas de la formación de evidencias empíricas representativas en aquello que se denomina “proceso de reconstrucción de la realidad del objeto”. Es hecho a través de métodos descriptivos que son métodos técnicos como el estadístico, etnográfico, historiográfico, análisis de contenido, etc.
Objetivos
Sautu: La explicitación del tema de nuestra investigación debe ser diferenciada de los objetivos de la misma. El tema es el marco más general en el cual se ubica nuestro interés (problematiza un fenómeno social enunciando el abordaje propuesto), mientras que el objetivo debe estar redactado de manera tal que exprese concretamente lo que nuestra investigación va a responder. El tema de investigación delimita nuestro interés, lo ubica en el campo disciplinario, y lo relaciona y compara con otras propuestas de investigación.
El objetivo solo problematiza un fenómeno social enunciando el abordaje propuesto. Se debe prestar atención en la elección del verbo apropiado que exprese nuestras intenciones y ser conscientes de que no todos los verbos que se pueden utilizar tienen el mismo significado. Se debe justificar la selección del periodo y el contexto geográfico a estudiar. Se debe justificar para que se realiza, que relevancia tienen los contenidos ideológicos en ese lugar y ese periodo elegido. Y además, se debe dejar en claro si el objetivo plantea un estudio diacrónico o sincrónico de la realidad social. La metodología es precisamente un conjunto de métodos que tienen por función adaptar los preceptos teóricos a la producción de los datos.
Los objetivos son los cimientos de la estructura en la que se apoyará el resto de nuestra investigación, si estos son endebles, todas las etapas que lo siguen lo serán, y corremos el riesgo que todo se venga abajo con mucha facilidad. Entonces debemos darle importancia a los objetivos, y tomarnos el tiempo necesario para estos expresen claramente hacia dónde va la investigación. En la redacción se debe tener en cuenta la diferencia entre el tema de investigación y los objetivos, expresar apropiadamente nuestra propuesta analítica, incluir solo conceptos definidos por el marco teórico, especificar la dimensión espacio-temporal, redactar objetivos específicos, incluirlos en el objetivo final y no coincidir los OE con los pasos necesarios para llevar adelante una investigación.
El objetivo de la investigación señala los elementos en el modelo que van a ser investigados, que a su vez pueden ser también la selección de un modelo. El diseño de la investigación se refiere al conjunto particular de métodos seleccionados por el investigador tanto para la búsqueda de nuevos hechos, como para la determinación de sus conexiones. En la fase empírica, el investigador es guiado por la teoría sociológica y el modelo hacia los fenómenos sociales concretos que, en términos de hechos sociales, contrastan sus hipótesis teóricas. En la fase comparativa se comparan los hechos con su teoría inicial examinando las consecuencias que tienen para la teoría la comprobación o refutación de la hipótesis.
Borsotti: Los objetivos de una investigación son el tipo de conocimiento que se va a producir. Así como cada tipo de pregunta indaga que se quiere conocer y sobre que, los objetivos explicitan el tipo de conocimiento a producir. Los objetivos, en cuanto tipo de conocimiento a producir, son diferentes en cuanto a los objetivos en cuanto impacto, utilidad, aplicación o propósitos, que puede tener el conocimiento producido. Los objetivos explicitan el tipo de conocimiento a producir en un proyecto específico de investigación. Por lo tanto, son objetivos impropios aquellos objetivos o actividades que se dan en cualquier investigación, por ejemplo: estudiar, investigar, indagar, revelar información o bibliografía, etc.
La precisión en las preguntas y en los objetivos favorecen la obtención de una mayor claridad en las actividades necesarias. Esto, a su vez, permite tener más claridad acerca de la factibilidad de la investigación. En todo proceso de conocimiento es necesario lograr coherencia entre las preguntas, los objetivos y las actividades. Aunque una P puede inferirse el objetivo de conocimiento y viceversa, si una pregunta no tiene explicitado su correspondiente objetivo de conocimiento, cabe suponer que esa pregunta no tendrá respuesta, que fue dejada de lado, o según las actividades previstas, habrá que inferir el objetivo omitido. Si un objetivo formulado no tiene explicada la pregunta correspondientemente sucede algo similar.
Las hipótesis son respuestas conjeturales o provisorias a las preguntas. Por lo tanto, toda pregunta debe tener su hipótesis correspondiente, aunque sea como ejercicio mecánico para determinar la coherencia de la totalidad del trabajo. Con frecuencia, antes de elaborar un proyecto, el investigador tiene alguna hipótesis, a veces se trata de hipótesis de trabajo, que toman la forma de supuestos. Los distintos tipos de preguntas dan lugar a hipótesis de diversa naturaleza.
La investigación científica tiene entre sus objetivos teóricos más generales dar respuestas inteligibles, confiables y validas, a preguntas específicas o problemas de investigación. Las respuestas se dan generalmente en términos de que, cuando, donde, de donde y por qué. Sin embargo, no toda investigación tiene como propósito responder a todos los interrogantes. La formulación de las investigaciones es uno de los pasos principales y más difíciles de resolver en cualquier diseño de investigación.
Relaciones entre teoría y diseño
Lazarsfeld: El investigador, inmerso en el análisis de los detalles de un problema teórico esboza una construcción abstracta, una imagen. El concepto no es más que una entidad concebida en términos vagos, que confiere sentido a las relaciones entre los fenómenos observados. Un concepto corresponde casi siempre a un conjunto complejo de fenómenos.
El diseño de la Investigación es una parte del proceso decisiva porque involucra operaciones que relacionan la teoría (conocimiento previo) con la información que está fuera de ella (la realidad). A la hora de realizar la investigación, cada investigador debe analizar cuáles son las estrategias que deberá utilizar para lograr los fines que persigue su investigación. Cuando analizamos los fines, nos referimos a sus objetivos Externos e Internos:
Objetivos extrínsecos o externos: se refieren a la utilidad que fuera del ámbito estrictamente científico van a tener las conclusiones a las que arribemos. Según estos objetivos, se clasifican a las investigaciones en Puras o Aplicadas. Las primeras no persiguen un uso inmediato de los conocimientos obtenidos, pero no quiere decir que estén desligadas de la práctica o que los resultados no se usen para fines concretos en el futuro. Las segundas, persiguen fines más directos e inmediatos como, por ej., una investigación en la que se busca la causa de una enfermedad. Ambas clases de investigaciones no son formas contrapuestas o desligadas entre sí, hay una complementación, son modelos ideales, porque la distinción de una u otra es un recurso analítico para ayudar al investigador a clasificar sus objetivos. Objetivos internos: se refieren al tipo de conocimiento que se espera obtener al finalizar el trabajo, es decir, a la calidad y tipo de hallazgos que se pretenden. Se clasifican en:

Estudios Exploratorios: buscan una visión general, aproximada, respecto a un determinado objeto de estudio. Se realizan cuando el tema ha sido poco explorado y es difícil formular hipótesis sobre él, o cuando aparece un nuevo fenómeno que por su novedad no admite todavía una descripción sistemática. El investigador tiene como propósito “ganar familiaridad” con la situación antes de formular su problema de manera específica. La estrategia de investigación consiste en buscar una mayor dispersión posible en las observaciones. 
Descriptivos: son más específicos y organizados, las preguntas aparecen guiadas por taxonomías (interrelación de definiciones ordenadas de manera esquemática), esquemas descriptivos o tipologías. El interés reside en las propiedades del objeto o de la situación a ser clasificados al interior de estos esquemas. Describen algunas características fundamentales de conjuntos homogéneos de fenómenos, usando criterios sistemáticos que pongan de manifiesto su estructura o comportamiento. De esta forma se obtiene una información más sistemática sobre los mismos, dan por resultado un diagnóstico.

Explicativos: se centran en determinar las causas o los orígenes de un determinado conjunto de fenómenos, su objetivo es conocer por qué suceden ciertos hechos, analizando las relaciones causales existentes o las condiciones que las producen. Este tipo de investigación es la que más profundiza nuestro conocimiento por que nos explica la razón de las cosas. Se ubica dentro de la lógica de las explicaciones científicas, a través de teorías organizadas de manera tal que dan cumplimiento a la condición doble de verificación lógica (sentido de consistencia entre las proposiciones que integran el sistema) y de verificación empírica (correspondencia del sistema proposicional con la realidad empírica). 
Sautu: La metodología está conformada por procedimientos o métodos para la construcción de la evidencia empírica. Esta se apoya en los paradigmas y su función en la investigación es discutir los fundamentos epistemológicos del conocimiento. 2 Tipos, cuantitativa y cualitativa, cada una con diferentes supuestos teóricos y procedimientos para obtener la evidencia empírica.
Los métodos constituyen una serie de pasos que el investigador sigue en el proceso de producir una contribución al conocimiento. Si bien es diferente a la metodología, se entrecruzan de forma no azarosa. Los métodos se sustentan sobre principios epistemológicos y metodológicos. Es por esto que no es posible utilizar cualquier método en el marco de una metodología determinada. En la práctica, en la elección de un método se respetan los presupuestos de la metodología en la que se encuadra, aunque con ciertos grados de libertad. 2 grandes desafíos que el método impone: transformar el tema y la teoría en objetivos y preguntas de investigación, y traducir estas preguntas en procedimientos para la producción de la evidencia empírica.
Borsotti: La hipótesis debe mencionar aquellas características que se van a incluir, de modo que la descripción sea válida para los fines de la investigación. La hipótesis con frecuencia buscará, por más que sea imprecisa, formular la pregunta a responder y el tipo de conocimiento a producir. En ocasiones se parte de un tipo de conocimiento a producir sobre un objeto el que permitirá formular la pregunta a responder y la hipótesis correspondiente. La formulación de un proyecto de investigación debe contener la exposición de todos sus componentes, de manera clara y coherente, cualquiera sea, el componente por el que se haya empezado.
Sabino: La delimitación del tema que se va a investigar es una etapa ineludible en todo proceso de obtención de conocimientos, porque nos permite reducir nuestro problema inicial a dimensiones prácticas dentro de las cuales es posible efectuar los estudios correspondientes. Delimitar un tema significa enfocar en términos concretos nuestras áreas de interés, especificar sus alcances, determinar sus límites.

Vazquez: En la delimitación del tema a investigar se debe consignar: A) La formulación del problema: la demarcación de los aspectos de la realidad sociocultural a estudiar en función de uno o varios referentes empíricos. Para ello es necesario acceder a un conocimiento básico mediante una indagación exploratoria en el campo. Se consulta el estado actual de la cuestión. B) Propósitos y objetivos de la investigación: 1) Nivel de investigación (descriptiva, explicativa, predictiva); 2) Enunciación de los objetivos generales.
Exploración, descripción y explicación
A la investigación científica se le exige que sus descripciones pongan de relieve regularidades de hecho, y que se demuestre que están implicadas en modelos teóricos aceptados (de derecho). La caracterización más general que se puede hacer del producto de la investigación científica, es que se trata de un conocimiento que resulta de una combinación entre componentes teóricos y componentes empíricos.
El logro de un producto es el resultado de un desarrollo que se podría describir como un tejido de descubrimientos de hechos relevantes, y de realidades que clasifican o vinculan tales hechos, y de argumentos destinados a defender la efectividad de los hechos descubiertos y la validez de las regularidades encontradas.
El método es el conjunto de acciones destinadas al descubrimiento o adquisición de nueva información; o como el conjunto de acciones dirigidas a la validación de conocimiento. Por una parte, los métodos científicos se nos presentan como esos procedimientos destinados a producir un conocimiento nuevo, pero por otra parte se presenta como los procedimientos para demostrar la validez de un conocimiento ya establecido previamente, es decir, encontrar las pruebas para avalar. El primero va de la empírea a la teoría y el segundo al revés.
Todo procedimiento para establecer la verdad material, tarde o temprano, plantea a la lógica el problema de su fundamento y legitimidad, y la relación con los métodos consagrados como demostrativos; y por otro lado, todo procedimiento de validación instaura o constituye una estrategia de búsqueda, tornando visibles o invisibles a conjuntos de procedimientos de posibles investigadores. Los PV pueden volverse en contra de nuevos procedimientos de descubrimiento, y pueden lesionar nuevos criterios imperantes e impulsar su cambio o abandono.
“Toda verdadera descripción es también una explicación”, con lo cual se dice que el hecho mismo posee en si su propia ley y la razón puede y debe captarla en sí misma. Las acciones o métodos de la investigación científica se presentan siempre como una combinación de procedimientos destinados a descubrir y de procedimientos destinados a validar.
C) Distintas estrategias de investigación. Estudios extensivos e intensivos. Articulaciones y complementariedades posibles en el estudio de la comunicación.
Distintas estrategias de investigación
Al momento de comenzar con la investigación, el investigador debe evaluar cuáles serán las estrategias de las que deberá valerse de acuerdo a los objetivos. Estas estrategias están relacionadas con la forma de abordaje que se le va a asignar y el paradigma en el cual se ubicará el investigador. Dichos paradigmas les provee las metodologías adecuadas según el diseño de la investigación.
Paradigma: conjunto de creencias básicas que representan una cosmovisión del mundo, definen su naturaleza, el lugar de los individuos en él y las posibles relaciones de ese mundo y sus partes. Tales paradigmas responden a tres preguntas que suponen una estructura social, un tipo de actor específico y una forma particular de conocerlos. De esta manera, nos referimos a las cuestiones: Ontológicas: exige una definición respecto de la forma y naturaleza de la realidad; Epistemológica: exige una definición al tipo de relación que se establece entre el científico que conoce y la realidad que se conoce; Metodológica: exige una definición respecto a los métodos específicos con los que se puede conocer la realidad. Es así que, si para conocer la realidad se opta por métodos cuantitativos, la postura del científico será de distanciamiento y objetividad respecto a su objeto y, por lo tanto, la realidad sería objetiva y externa. Por el contrario, si se opta por métodos cualitativos, se accederá al conocimiento de la realidad mediante interpretaciones subjetivas de la construcción social y en consideración con el contexto social. El científico se verá involucrado en esta realidad.
Taylor y Bogdan: Cada perspectiva teórica aborda diferentes tipos de problemas y buscan diferentes clases de respuestas, por lo tanto sus investigaciones demandan diferentes metodologías. Por ejemplo, la perspectiva fenomenoica es esencial para la concepción de la metodología cuantitativa ya que la perspectiva teórica depende lo que estudia la metodología, el modo en que la estudia y en que se interpreta lo estudiado. Para el fenomenólogo, la conducta humana, lo que la gente dice y hace, es producto del modo en que define su mundo. La tarea del fenomenólogo es aprender este proceso de interpretación, intenta ver las cosas desde el punto de vista de otras personas. Los estudios exploratorios son preponderantes en áreas o disciplinas en donde las problemáticas no están suficientemente desarrolladas, de manera que el investigador tiene como propósito “ganar familiaridad” con la situación antes de formular su problema de manera específica.
Estudios extensivos e intensivos
Vasilachis: Es imposible una teoría de la ciencia en virtud de que solo existe un proceso de investigación, ya que hay todo tipo de reglas empíricas que nos ayudan en nuestro intento de avanzar. La realidad de las diferentes prácticas científicas reside en su distinción, cada una tiene su propio objeto, su teoría, sus métodos y su desarrollo desigual. La sociología que emerge se caracteriza por la convergencia metodológica, por la pluralidad de métodos utilizados a fin de obtener distintos puntos de vista sobre el objeto o fenómeno bajo estudio y a partir de diversas fuentes de conocimiento. La idea de un método que contenga principios firmes inalterables y absolutamente obligatorios, que rijan el quehacer científico tropieza con dificultades considerables al ser confrontada con los resultados de la investigación histórica. Todas las metodologías, incluidas las más obvias, tienen sus límites. La razón que acentúa el valor de los métodos múltiples es el hecho de que cualquier crisis profunda en el método es inmediatamente una conciencia de la reorganización del método. La aseveración de que solo un tipo de metodología cumple con los requisitos de objetividad y de validez, cabe únicamente en el contexto de los supuestos de: a) alguno de los paradigmas de la sociología y de la reflexión epistemológica que de su aplicación deriva. B) el no reconocimiento de que esos paradigmas coexisten y no son excluyentes.
La reflexión epistemológica tiene como objetivo la elucidación de los paradigmas presentes en la producción sociológica. Estos paradigmas son definidos como los marcos teórico- metodológicos utilizados por el investigador para interpretar los fenómenos sociales en el contexto de una determinada sociedad. La elección a favor de uno de varios paradigmas supone la adopción de las leyes, los métodos, los conceptos, las construcciones auxiliares implícitos en “el” o en “los” paradigmas adoptados. Esta elección supone una decisión a favor del paradigma que incluye a esa estrategia o a ese instrumento como forma posible de acceso, a la realidad, es decir, que los métodos de investigación representan a los diferentes medios de operar sobre el contexto del científico. Puede haber convergencia metodológica siempre y cuando se mantenga la coherencia respecto de los criterios de validez presentes en cada paradigma. El valor de un paradigma tiene que medirse en relación con las circunstancias de su creación, con su base histórica, más que en vinculación con situaciones desconocidas. Los paradigmas serian así, los marcos teórico- metodológicos de interpretación de los fenómenos sociales creados y/o adaptados por los científicos sociales de acuerdo con una cosmovisión filosófica, la determinación de una o varias estrategias de acceso a la realidad, la adopción o elaboración de conceptos de acuerdo a las teorías que crea o supone, un contexto social, una forma de compromiso existencial y una elección respecto de los fenómenos.
Solo algunas teorías alcanzan el status de paradigma, aquellas cuya referencia es recurrente en la producción sociológica. Se plantean interrogantes acerca de los paradigmas que se presuponen y justifican la legitimidad de su utilización a través de elaboraciones de carácter epistemológico. En la sociología coexisten en la actualidad 3 paradigmas, el materialista histórico, el positivista y el interpretativo, cada uno de ellos suscita una distinta reflexión epistemológica cuyos resultados no pueden aplicarse a los restantes.
La coexistencia de paradigmas podría explicarse aceptando el supuesto de la teoría de la acción comunicativa, para la cual existen 3 mundos, los que constituyen conjuntamente el sistema de referencia que los hablantes suponen en común en los procesos de comunicación. El mundo externo alude a los mundos objetivo y social, y el interno al mundo subjetivo. El hablante y el oyente se entienden desde y a partir del mundo de la vida que les es común, sobre algo en el mundo objetivo, social y subjetivo. La copresencia de mundos que esta teoría postula hace por demás evidente la complejidad de los fenómenos sociales y la dificultad de analizarlos a partir de la perspectiva de un solo paradigma.
Método positivista gira alrededor de 3 puntos: La observación dirigida hacia hechos externos al investigador. La importancia de las leyes derivadas de las regularidades observadas en los hechos y como fundamento de las explicaciones causales. El supuesto de la necesidad de teorías verificables. La objetividad de los enunciados científicos descansa en el hecho de que pueden contrastarse intersubjetivamente. La objetividad científica se define como la “intersubjetividad del método científico”.
Para Bourdieu el objetivismo presenta al mundo social como un espectáculo ofrecido al observador que asume un punto de vista sobre la acción y que imponiendo al objeto los principios de su relación con el objeto, hace como si él fuese el único destinado a ese conocimiento y como si todas las interacciones se dedujesen a intercambios simbólicos. Su teoría de la práctica postula que los objetos de conocimiento son construidos y no registrados pasivamente. Esta práctica alejada supone una disyunción entre los fines teóricos de la comprensión teórica y los fines prácticos, directamente interesados de la comprensión práctica.
La intervención sociológica es entendida como la acción del sociólogo para hacer aparecer relaciones sociales y para constituirlas en objeto principal de su análisis. No se trata de presentar técnicas o procesos sino de inventar un método que corresponda al desarrollo de la sociología de los movimientos sociales y específicamente de la acción colectiva. La tarea principal de los sociólogos es estudiar lo más directamente posible las conductas colectivas en las situaciones más diversas. Los fenómenos sociales no pueden estar en subsunción de leyes universales porque las acciones sociales están basadas e inducidas de significados sociales, intenciones, actitudes y creencias.
La investigación cualitativa constituye una radicion particular en las ciencias sociales, que depende fundamentalmente de la observación de los actores en su propio terreno y de la interacción con ellos den su lenguaje y con sus mismos términos. Implica un compromiso con el trabajo de campo y constituye un fenómeno empírico, socialmente localizado, definido positivamente por su propia historia y no negativamente por la carencia de cifras. Sus diferentes expresiones incluyen la inducción analítica, el análisis de contenido, la hermenéutica, el análisis lingüístico, de textos, las entrevistas en profundidad, las historias de vida, ciertas manipulaciones de archivos, entre otras. La IC consta de 4 fases: invención (diseño de investigación), descubrimiento (recolección de datos), interpretación (análisis) y explicación (documentación).
El paradigma interpretativo supone el paso de la observación a la comprensión y del punto de vista externo al punto de vista interno. La necesidad de realizar interpretaciones de los significados creados y empleados en los procesos de interacción en un contexto determinado y de darle, además, nombres a esas interpretaciones, determina la posibilidad de la influencia del investigador sobre el contexto que analiza, mediante la incorporación de sus interpretaciones en el acervo de conocimiento de los actores, y por lo tanto, en el significado de las futuras acciones de estos.  El trabajo cualitativo es inductivo más que deductivo, no comienza con una hipótesis sino que genera hipótesis a partir de los datos. El énfasis en probar ideas teóricas no es el fin de la investigación científica sino un paso dirigido al refinamiento de las teorías.
Dentro de las metodologías cualitativas, el lugar que se le concede a la teoría difiere del que ocupa dentro de las estrategias cuantitativas, de esta manera se estima que la teoría debe estar basada en datos empíricos lo más cerca posible de los hechos, que su función no es codificar regularidades abstractas y que, por lo demás, no debe generalizar entre casos sino dentro de ellos. La objetividad de la investigación social debe estar vinculada con la selección de la metodología correcta. Es decir, confiabilidad y validez de observaciones. La confiabilidad es la medida que un procedimiento de medición arroja el mismo resultado como quiera y donde quiera que sea llevado a cabo, es el grado en que el hallazgo es independiente de circunstancias accidentales de la investigación. La validez se refiere a la medida en la que ese procedimiento produzca el resultado correcto, es logrado en que el hallazgo es interpretado adecuadamente.
El gran problema de la objetividad del conocimiento reside en la evaluación de los resultados obtenidos mediante una metodología y de acuerdo con los presupuestos del paradigma al que pertenezca.
Taylor y Bodgan: Todos los estudios cualitativos contienen datos descriptivos ricos, las propias palabras pronunciadas o escritas de la gente y las actividades observables. Etnografías son los estudios observables, donde el investigador trata de promocionar una imagen “fiel a la vida” de lo que la gente dice y del modo en que actúa. Los estudios descriptivos se caracterizan por un mínimo de interpretación y conceptualización, están redactados de modo tal que permiten a los lectores extraer sus propias conclusiones y generalizaciones a partir de datos.
El propósito de los estudios teóricos es comprender o explicar rasgos de la vida social que va más allá de las personas y escenarios estudiados en particular. Utilizan datos descriptivos para ilustrar sus teorías y conceptos y para convencer a los lectores que ellos dicen la verdad. 2 tipos de teorías, sustanciales y formales. Las primeras se relacionan con un área sustancial o concreta de indagación (escuelas, prisiones), son las más comunes en los cualitativos. Las formales se refieren a áreas conceptuales de indagación (estigmas, organizaciones formales).
La perspectiva cualitativa busca “entender” los objetos de estudio como una acción o como una actividad del propio investigador que trata de “hacer sentido”, a partir de los elementos que está explorando para así llegar a una interpretación. Los investigadores cualitativos construyen sus propios objetos de exploración y observación para encontrar “lo distinto”, “lo propio”, aquello particular que distingue lo que se está explorando. Las técnicas cualitativas tratan de llegar a la profundidad de lo que estudian, buscan integrar, interrelacionar y asociar diferentes elementos/situaciones para arribar a conclusiones lo más integrales posibles; son estudios intensivos que enfocan micro procesos.
Por su parte, la perspectiva cuantitativa busca “verificar” los eventos que están allá afuera y que existen independientemente del investigador, para así alcanzar un conocimiento objetivo y medible. Los investigadores cuantitativos tratan de ser lo “más neutro” posible dentro del proceso de investigación, es decir, se requiere que la investigación no sea “contaminada” por la posición del investigador, que éste no se involucre. Las técnicas cuantitativas presentan mediciones, cuantificaciones de aquellos eventos y regularidades, lo que importa aquí es llegar a porcentaje, estadísticas mediantes estudios de macro procesos, son estudios extensivos basados en generalizaciones.

Cuantitativa (estudios extensivos)
Enfatiza las relaciones entre variables y privilegia la medición y el análisis de relaciones causales entre variables.

Cualitativa (estudios intensivos)

Enfatiza el estudio de procesos sociales.

Supuesto Ontológico: existe una realidad social independiente de los individuos y se conoce por procedimiento objetivos (nivel de realidad analizado: objetivo)
Supuesto Ontológico: la realidad se construye socialmente y no es independiente de los individuos (nivel de realidad analizado: subjetivo)

Característica central: la medición numérica aplicada a los fenómenos observados.

Característica central: significado que la realidad tiene para los individuos.

Estudio objetivo de fenómenos externos a los individuos.

Estudio interpretativo de la subjetividad de los individuos y de los productos que resultan de su interacción.

EXPLICACIÓN

COMPRENSIÓN

Deducción: de lo general a lo particular.

Inducción: de lo particular a lo general.

Instrumentos de recolección de datos: x ej. Cuestionarios cerrados y abiertos.

Instrumentos de recopilación de datos: entrevistas, observación participante, historia de vida…

Extrae conclusiones de las propiedades de los objetos, conceptualmente determinados.

Comprensión de los medios socioculturales en que se ubica el problema.

ENFOQUE POSITIVISTA: utiliza las leyes externas como determinantes de la conducta.
ENFOQUE INTERPRETATIVO: utiliza el sentido interpretativo subjetivo de la acción.

Concibe a la sociedad como un organismo vivo.

Concibe a la sociedad como un gran teatro o juego.

Caracterización del científico social como un técnico de laboratorio.*
Caracterización del científico social como un narrador que es parte de su propio relato.**

Emplea instrumentos de las ciencias duras.

Emplea como instrumento las metáforas de las humanidades.

Análisis macro que permita la generalización de los hallazgos.

Análisis micro, de tal manera que las particularidades interpretativas de los procesos sociales puedan ser aprehendidas.

Experiencias sistemáticas y controladas. Tipo de ciencia explicativa y sintética.

Describe y analiza la acción desde el punto de vista. Tipo de ciencia descriptiva, analítica y exploratoria.

Metodología y técnicas más rígidas y mayor procedimientos (los instrumentos tienen menor elasticidad).

Pone en juego comunicaciones y acciones vinculadas a un abordaje donde prevalece la subjetividad comunicativa y el diseño no rígido. X ej, la observación basada en una larga permanencia en el campo permite modificar los instrumentos, incluir las “novedades” y usar la información recabada para producir nueva información.

MUESTREO ESTADÍSTICO

MUESTREO TEÓRICO

Los datos se refieren a unidades de investigación, no se refieren a toda la complejidad.
Indaga los fenómenos en profundidad y complejidad.
Búsqueda de una relación investigación –sujeto.
Utiliza conceptos definitivos. Recorta la realidad por medio de conceptos bien delimitados.

Utiliza conceptos sensibilizadores. Conceptos flexibles que, en vez de constituir un recorte preciso de la realidad, representan “direcciones en las cuales mirar”.

Importan los datos que son resultado de observaciones guiadas por premisas teóricas.

Revisión de la noción de metodología. Examen de los métodos a la luz de la teoría.

Usa el lenguaje de la aritmética.

Usa el lenguaje de la lógica como lenguaje de medición.


* El investigador opera con cierta distancia, objetividad y neutralidad. Debe separarse de su objeto de estudio para poder generar un conocimiento objetivo sobre él. **El investigador/ observador puede acceder a las estructuras de signos propias de los contextos.
Las investigaciones cuantitativas dan cuenta de las regularidades en la acción social y proveen, esencialmente, información distributiva, es la frecuencia en una acción social. Las investigaciones cualitativas echan luz sobre los procesos sociales concretos a través de los cuales se crean las normas particulares que rigen la acción social, es el por qué.

Articulaciones y complementariedades posibles en el estudio de la comunicación.
No necesariamente tiene que haber contradicción entre estos métodos, existe la posibilidad de complementarlos, esta estrategia recibe el nombre de triangulación. La triangulación o convergencia metodológica, es definida como la combinación de metodologías para el estudio del mismo fenómeno. Su efectividad se basa en la premisa de que las debilidades de cada método individual van a ser compensadas por la fortaleza contrabalanceadora del otro. Consideramos entonces, que no hay una oposición fundamental entre los propósitos y las capacidades de los métodos cualitativos y cuantitativos, según cuál sea la modalidad que se enfatice.
La triangulación es la combinación de metodologías para el estudio del mismo fenómeno. El proceso de múltiple triangulación se da cuando los investigadores combinan en una misma investigación variadas observaciones, perspectivas teóricas, fuentes de datos y metodologías. También llamada “método múltiple” y validación convergente, considerando los métodos cualitativos y cuantitativos como complementarios. La estrategia fundamental del abordaje multimetodo es atacada por el problema a investigar con un arsenal de métodos que no superpongan sus debilidades y que, además, agreguen sus propias ventajas complementarias. La medición triangulada intenta probar distintos valores de un fenómeno para lograr mayor exactitud viéndolo desde distintas perspectivas metodológicas y permite establecer la validez de un método determinado a la luz de otros métodos. Uno provee información diferente y además esencial para interpretar a la otra. Cada forma de datos es utilizable tanto para la verificación como para la creación de teoría, según la modalidad que se enlace.
Triangulación de datos: comprende 3 subtipos: de tiempo (se exploran influencias temporales para diseños longitudinales y cross seccionales), de espacio (que toma la forma de investigación comparativa), de personas.
Triangulación de investigadores: que consiste en la observación por más de una persona del mismo fenómeno o situación (grupos, interacción, colectividad).
Triangulación teórica: implica el uso de múltiples perspectivas teóricas en relación con la misma situación o al mismo conjunto de objetos.
Triangulación metodológica: poder ser a) dentro del método, cuando el mismo método o distintas estrategias pertenecientes a este son utilizadas en diferentes ocasiones y b) cuando diversos métodos en una relación mutua explicita son aplicados a los mismos objetos, fenómenos o situaciones. La búsqueda de datos y la realización de observaciones van a estar determinados por el contenido de los conceptos comprendidos en esa teoría.
Unidad 2: El proceso de investigación
a)      Universo de estudio, delimitación espacio temporal. Unidad de análisis. Estrategias para la construcción de datos. La medición. Conceptos teóricos y operacionalizacion. Selección de variables e indicadores. Los datos en los estudios cualitativos. Dimensiones del fenómeno y generación de conceptos.
Universo de estudio, delimitación espacio temporal.
El paradigma es la orientación general de una disciplina, que define el modo de orientarse y mirar aquello que la propia disciplina ha definido como su contenido temático sustantivo. En CS conviven diversos paradigmas, que compiten en su modo de comprender sus disciplinas y problemas.
El objetivo de la investigación se deriva de nuestros razonamientos teóricos, la redacción de los objetivos y la selección de la metodología del proyecto deben ser coherentes con la perspectiva teórica utilizada. Saber que es un marco teórico, cuáles son sus partes y el papel que desempeña en una investigación es fundamental para realizar la tarea de comenzar a construirlo, pero a menudo no basta con esto. Se debe diferenciar entre perspectivas micro y macrosociales, y no confundir entre el contexto histórico y el marco teórico. Estas deben ser coherentes entre sí, y ambas deben dar lugar al planteo de los objetivos en investigación y la propuesta metodológica.
Lazarsfeld: Ninguna ciencia aborda su proceso específico en su plenitud completa. Todas las ciencias seleccionan determinadas propiedades de su objeto e intentan establecer entre estas relaciones reciprocas. El descubrimiento de tales relaciones constituye el fin último de toda investigación científica. Sin embargo, en las ciencias sociales la elección de las propiedades estratégicas constituye un problema esencial.
El investigador, inmerso en el análisis de los detalles de un problema teórico esboza una construcción abstracta, una imagen, en el momento en que toma cuerpo. El concepto no es más que una entidad concebida en términos vagos, que confiere sentido a las relaciones entre los fenómenos observados. Un concepto corresponde casi siempre a un conjunto complejo de fenómenos.
Universo de estudio o población, son palabras técnicamente utilizadas para referirse al conjunto total de los elementos que constituyen un área de interés analítico. Lo que constituye a la población total como universo está delimitado por la población total de la humanidad; o por la de un país, o la de un área determinada. Sin embargo, los elementos que constituyen una población, no tienen que ser necesariamente individuos, uno puede referirse a: naciones, grupos, edificios, objetos físicos o elementos abstractos, animales, etc. El muestreo surge cuando la población a estudiar es demasiado numerosa como para implicar costos insuperables. Se trata de seleccionar a un subconjunto (muestra) que minimice esos costos, al mismo tiempo que no se pierda la precisión. El muestreo tiene como propósito generalizar sobre la “población” a partir de un subconjunto del mismo con el grado mínimo de sesgos posibles (teoría del muestreo). Existen varios tipos de muestra que se ocupan de seleccionar muestras para otros propósitos.
La delimitación del tema que se va a investigar es una etapa ineludible en todo proceso de obtención de conocimiento, porque ella nos permite reducir nuestro problema inicial a dimensiones prácticas dentro de las cuales es posible efectuar los estudios correspondientes. Delimitar un tema significa enfocar en términos concretos nuestras áreas de interés, especificar sus alcances, determinar sus límites.
Una correcta delimitación permite precisar así donde deben concretarse los esfuerzos y resolver, por lo tanto, muchos problemas prácticos. X ej: el tema de las migraciones admite la posibilidad de ser estudiado en ámbitos geográficos, históricos y conceptuales marcadamente diferenciados que muchas veces requieren de un instrumental metodológico también diferente, por lo que debe ser delimitado concretamente para poderlo abordar con éxito. Esta delimitación habrá de efectuarse en cuanto al tiempo y al espacio para situar nuestro problema en un contexto definido y homogéneo.

Unidad de análisis. Estrategias para la construcción de datos.
 Análisis: Proceso en continuo progreso en la investigación que va de la mano con la recolección de datos. Es un proceso dinámico y creativo a lo largo del cual se trata de obtener una comprensión más profunda de lo que se ha estudiado y se continúan refinando las interpretaciones. Se refiere a conceptos. Para la teoría sociológica la unidad siempre ha sido algún tipo de conjunto social a través del cual se observan los comportamientos no solo de los conjuntos sino también de los individuos que lo componen. La selección de esta unidad va a estar determinada por el tipo de investigación y metodología a tener en cuenta. Es por esto que se puede tener en cuenta unidades de análisis tanto para un trabajo cualitativo como para un trabajo cuantitativo.
La medición.
Muestra es el subconjunto del conjunto total que es el Universo o la Población. La teoría del muestreo tiene como objeto establecer los pasos o procedimientos a través de los cuales sea posible hacer generalizaciones sobre la población a partir de un subconjunto de la misma, con un grado mínimo de error. Los valores muestrales son los estadísticos computados a partir de las muestras con los que se buscará estimar los parámetros poblacionales. En algunas ocasiones la muestra en sí puede “desvirtuar” la investigación en el sentido que los procedimientos muestrales pueden conducir a una desestructuración del universo. Elección del tamaño de la muestra: a través del muestreo se obtienen reducciones en los costos, es decir, mientras más pequeña es la muestra, menores los costos de la investigación en relación a esfuerzo y dinero. El problema reside en que a medida que la muestra es más pequeña, la probabilidad de error es mayor; entonces, las decisiones en la determinación del tamaño de la muestra se plantean compatibilizar la disponibilidad de recursos con la precisión deseada en las estimaciones. Seleccionar una muestra de tamaño tal que se logre el máximo de precisión, con un tamaño mínimo de muestra.
Medición: Muestra compuesta por unidades de análisis. Operación que pone en correspondencia propiedades observables de los objetos con un lenguaje formal que permite realizar operaciones con ellos, tales como clasificarlos, ordenarlos, ponerlos en correspondencia, relacionarlos, etc. De todos los lenguajes formales que se pueden usar para medir, hay dos que se utilizan con frecuencia: la aritmética y la lógica.

Tipos de muestra: probabilísticas; no probabilísticas y para demostrar hipótesis sustantivas.
1- Probabilísticas (o predispuestas): todos los elementos que componen el conjunto total o universo tienen una probabilidad conocida de ser incluidos en la muestra. Este tipo de muestra posee, a su vez, 4 tipos:
- Muestra simple o al azar: hacer un listado completo del universo, asignar un número a cada individuo y, a través de una tabla de números aleatorios seleccionar un número de elementos que van a constituir la muestra. Ventaja: permite generalización, probabilidad de igual inclusión para todos, no supone conocimiento previo de la población. Desventaja: No posee un número suficiente de casos especiales, alto costo monetario y de tiempo. - Muestra sistemática: similar al anterior. Hacer un listado, seleccionar un individuo y, a través de un método aleatorio, seleccionar a cada uno. Por ejemplo: Se selecciona a un individuo cada 50. Ventaja: mayor facilidad de obtener la muestra, más aún si ya existe un listado. Desventaja: si hay sesgos (fallas o imperfecciones) en la lista se traducen en la muestra, mayores costos monetarios y de tiempo. Una vez iniciado el muestreo las probabilidades son las mismas para la primera selección una vez elegido este número.
 - Muestreo estratificado (por clase): es conveniente cuando la población puede dividirse en categorías que tienen un nivel analítico, y que por razones teóricas y empíricas presentan diferencias entre ellos. Se logra una mayor homogeneización de la muestra final. Hay dos tipos de muestra estratificada: a) Proporcional: seleccionar dentro de cada estrato los individuos de modo aleatorio. Las fracciones son semejantes entre sí. Por ej: 10% / 10% / 10%. Ventaja: representatividad, elimina errores entre estratos. b) No proporcional: las fracciones en cada estrato pueden ser diferentes según las necesidades. Por ej: 8,5% / 50% / 16,7%. Ventaja: posibilita el conocimiento de grupos pequeños; si los estratos son homogéneos posibilita una muestra menos y más económica. Desventajas: supone conocimientos previos de las características de la población. Puede no prever un número suficiente de casos para estratos pequeños. Dificultad para determinar estratos homogéneos. Son de costos elevados en dinero y energía, tratamiento estadístico más complejo.
- Muestreo por conglomerado: similar al estratificado, difieren en los modos de selección. Se utiliza donde los elementos están dispersos en áreas geográficas. Costos elevados. Este muestreo consta en dividir la población en conglomerados homogéneos (este paso puede hacerse en etapas). Dentro de cada conglomerado se seleccionan los individuos de modo aleatorio. Ventaja: ahorra dinero porque permite la concentración de investigadores en áreas próximas. Desventaja: tratamientos estadísticos complejos. Pérdida de precisión. Pérdida del carácter aleatorio del muestreo.

2- No probabilísticas: - Muestras casuales: entrevistar a un cierto número de elementos (individuos) hasta cierto límite de forma casual (a quién pasa por la esquina). - Muestras intencionales: seleccionar casos típicos del universo según el criterio de un experto. - Muestras por cuotas: cada entrevistador cuestiona a un número dado de individuos de cada categoría. Ej. Hombres y mujeres. Ventaja: se necesita personal menos entrenado y los costos son menores. Desventaja: obstáculos para la generalización.

3- Muestras para probar hipótesis: deben ser seleccionadas de manera tal, que contengan el tipo de elemento sobre los cuales hacen referencia las proposiciones en las que el investigador se ve interesado. Ej. Los menores de 10 años no miran tv.

Muestreo estadístico: Cuando el universo de estudio es muy amplio, el total de la población resulta inabarcable empíricamente. El muestreo permite tomar un subconjunto de la población de acuerdo a determinadas características que brinden una muestra representativa de la población, es decir, el subconjunto debe ser representativo de la población total, debe permitir establecer generalizaciones. X ej: censos de población. Tampoco significa que se trabaje exclusivamente con individuos o sujetos, también se puede tomar como unidad de análisis grupos sociales, instituciones, hogares, etc. en primer lugar es necesario definir el tipo de muestreo, luego el tipo de técnica de investigación. No confundir lo que es técnica con lo que es muestreo, ésta es una decisión metodológica. Se recurre al muestreo cuando por tiempo o recursos económicos no se puede abarcar el total de la población. En una investigación siempre hay que volver a lo teórico. Sobre todo en los estudios cuantitativos para la delimitación y validación del objeto de estudio. X ej.: obtener los mismos resultados aplicando la misma técnica en poblaciones con características similares se deberían obtener resultados similares. Las conclusiones obtenidas deben ser extensibles a poblaciones con las mismas características (generalizables).
Conceptos teóricos y operacionalización
El muestreo teórico tiene que ver con lo cualitativo, es una producción de nuevas teorías a partir de teorías ya existentes. Es el proceso de recolección de datos para generar una teoría por la cual un analista conjuntamente selecciona, codifica y analiza su información y decide qué información escoger, luego dónde encontrarla para desarrollar su teoría tal como surge. Y, a diferencia del análisis cuantitativo, la recolección de información no constituye una etapa diferente del proceso de análisis. Este proceso de recolección de información depende y está controlado por la teoría emergente. Las decisiones iniciales para la recolección teórica de información, están basadas en una perspectiva sociológica general y sobre un tema general o el área del problema, es decir, no están basadas sobre una estructura preconcebida. El sociólogo puede iniciar la investigación de un sistema parcial de conceptos “locales” designando unas pocas características principales de la estructura y procesos que estudiará. El potencial de la sensibilidad teórica se pierde cuando el sociólogo se compromete exclusivamente a una teoría preconcebida para luego convertirse en doctrinario y no ver más allá de ella. Se convierte en insensible.
La pregunta básica del muestreo teórico es. ¿Qué grupos o subgrupos son sucesivamente tocados en la recolección de datos? Y ¿Por cuál propósito teórico? Los criterios para la elección de grupos del muestreo teórico son aquellos de propósito teórico y de relevancia teórica, no de circunstancia estructural. Es decir, el investigador elige todo grupo que ayude a generar tantas propiedades de categorías como sea posible y eso ayudará a relacionar las categorías mutuamente y con sus propiedades. Estos criterios de selección son diseñados para ser aplicados en la continua y conjunta recolección de datos asociada con la generación de teoría. El criterio puede parecer flexible, pero el propósito principal es generar teoría, no establecer verificaciones con los hechos. El muestreo teórico se hace para descubrir las categorías y sus propiedades, y para sugerir las interrelaciones dentro de una teoría. A diferencia de los estudios cuantitativos, en los que el muestreo estadístico se utiliza para verificar teorías previamente existentes, entre las categorías a ser usadas en las descripciones o en las verificaciones, en los estudios cualitativos el muestreo teórico se lleva a cabo con el fin de generar teoría relevante. El investigador debe ser lo suficientemente sensitivo teóricamente para poder conceptualizar y formular una teoría tan pronto emerja de sus datos. Una vez comenzada la sensibilidad teórica ésta por siempre continúa desarrollándose. El sociólogo piensa en términos teóricos acerca de lo que él conoce y se pregunta acerca de muchas teorías diferentes. La sensibilidad teórica permanentemente construye en el sociólogo un arsenal de categorías e hipótesis. El muestreo teórico desarrolla una fuerte confianza en sus categorías (las del sociólogo), desde que estas has surgido de los datos y están siendo constantemente y selectivamente reformulados por el sociólogo. Por esto las categorías ajustarán los datos para el avance teórico y práctico. El muestreo teórico es una activa forma de búsqueda y recolección de datos. El lema sería: “cuantos más estudios sean basados en el muestreo teórico, más efectivos van a ser los análisis comparativos y el muestreo teórico mismo”. 

Para la determinación de “variables” capaces de medir objetos complejos, hay que seguir un proceso típico que permite expresar los conceptos en término de índices empíricos. Este proceso se lo conoce como operacionalización y está compuesto de 4 fases:

1) Representación literaria del concepto: la actividad intelectual y el análisis que permiten establecen un instrumento de medida surgen de una representación literaria. El investigador esboza una construcción abstracta, una imagen. La fase creativa de su trabajo empieza cuando, después de observar una serie de fenómenos dispares, intenta descubrir en ellos un rasgo característico fundamental, y explicar así las regularidades constatadas. En esta instancia, el concepto no es más que una entidad concebida en términos vagos, que confiere un sentido a las relaciones entre fenómenos observados.
2) Especificación del concepto: comprende el análisis de las “componentes” de esa primera noción. Dichas componentes pueden ser deducidas analíticamente a partir del concepto general que las engloba, o empíricamente, a partir de la estructura de sus intercorrelaciones. Un concepto responde casi siempre a un conjunto complejo de fenómenos, no a un fenómeno simple y directamente observable. La teoría de la medida atribuye a estos factores el nombre de “dimensiones”.
3) Elección de los indicadores: selección de los indicadores de las dimensiones anteriormente definidas. Los indicadores provienen directamente de la experiencia de la vida cotidiana y varían considerablemente según el medio social del individuo estudiado. Puesto que la relación entre cada indicador y el concepto fundamental queda definida en términos de probabilidad y no de certeza, es necesario utilizar un gran número de indicadores. El indicador es aquello que preguntamos, la información brindada por el informante, es a lo que se le asigna un valor.
4) Formación de los índices: esta fase consiste en sintetizar los datos elementales obtenidos en las etapas anteriores. Después de descomponer una variable en diversas dimensiones y una vez elegidos un determinado número de indicadores para cada dimensión, debemos construir una medida única a partir de tales informaciones elementales. Nos veremos obligados a establecer un índice general que tenga en cuenta la totalidad de los datos.

Intercambiabilidad de índices: índices que no están altamente correlacionados entre sí, producen resultados muy similares cuando se los relaciona con una variable externa. Esta intercambiabilidad de índices aparece frecuentemente en la investigación social empírica. Los hallazgos son invariantes cuando se hacen sustituciones razonables de un índice por otro. Esta regla se basa en la práctica diversificada de la investigación. Para traducir un concepto bastante amplio pero no específico en un instrumento para la investigación empírica, habrá siempre un gran número de indicadores elegibles para un índice clasificatorio. Un número relativamente pequeño de tales ítems es más manuable. Si bien la regla de la intercambiabilidad de índices es una de las bases de la investigación social empírica, se paga un precio alto e inevitable por sus consecuencias beneficiosas: habrá siempre un cierto número de casos que quedará mal clasificado y, por lo tanto, nuestros hallazgos serán menos claros de lo que serían si pudiéramos obtener medidas precisas para las variables objeto de nuestro estudio. (Korn; Lazarsfeld; Barton; Menzel)

Blalock: En el diseño experimental existen dos tipos de variables: Variables “dependientes: aquellas cuyo comportamiento deseamos comprender o controlar; Variables “independientes: aquéllas que influyen en los valores de las variables dependientes, es decir, las posibles causas del comportamiento de aquellas.
Se hace imposible saber si todas las causas de una variable han sido controladas ya que es imposible enumerar todas las causas o influencias capaces de perturbar una relación. En consecuencia, para eliminar las fuentes posibles de error, se emplea el proceso de aleatorización según el cual se asignan a los sujetos “tratamientos” o manipulaciones experimentales exclusivamente por medio del azar.
La aleatorización no establece un control rígido sobre ningún factor. Se confía en que las leyes de la probabilidad produzcan distribuciones similares de todos los factores que intervienen en el experimento. Su principal ventaja es que toma en cuenta numerosos factores en forma simultánea sin que nos veamos obligados a saber cuáles son. Sin embargo, el azar puede jugar una mala pasada, por lo tanto es conveniente mantener bajo control estricto el mayor número posible de variables, principalmente aquellas variables que sabemos que tienen importancia, seleccionando luego las restantes al azar. Cuando apelamos a la aleatorización, estamos admitiendo que no hemos podido mantener estrictamente constante todas las variables casuales, por ende tendremos algunas variaciones aisladas o no explicadas.
El propósito de seleccionar esas variables al azar es lograr que la dispersión resulte aproximadamente aleatoria en vez de aparecer sistemáticamente relacionada con las variables cuyo vínculo estamos estudiando (x ej.: violencia/frustración). La aleatorización es un proceso mucho más eficaz que mantener constantes todas las variables.

Selección de variables e indicadores.
Boudon y Lazarsfeld: Ninguna ciencia aborda su objeto específico de estudio en su plenitud concreta. Todas las ciencias seleccionan determinadas propiedades de su objeto e intentan establecer entre ellas relaciones recíprocas. El descubrimiento de tales relaciones constituye el fin último de toda investigación científica. Sin embargo, en las ciencias sociales, la elección de las propiedades estratégicas constituye un problema esencial. 
Estas propiedades reciben a veces el nombre de aspectos o atributos, pero es más frecuente el empleo del término matemático de “variables”. La atribución de determinadas propiedades al objeto se la denomina descripción, clasificación o medida.
Estas variables se subdividen en dimensiones que, a su vez, están determinadas, o sólo pueden ser medidas, por un conjunto de indicadores que provienen de la vida cotidiana y que varían considerablemente según el individuo estudiado. Por ejemplo: el número de enfermos curados puede ser tomado como indicador de la capacidad de un médico, sin embargo, son necesarios otros indicadores para determinar esta dimensión, ya que hay que tener en cuenta que las probabilidades de curación son distintas en cada una de las especialidades médicas. Similar es el caso si consideramos el número de libros de una biblioteca pública para determinar el nivel cultural del conjunto de lectores donde también se debe considerar la calidad de las obras, etc.
Blalock: Dificultad en la investigación social: en el mundo una gran cantidad de variables guardan estrecha interrelación. Esto significa que sus causas y efectos son arduos de desentrañar, y que puede haber casi tantas teorías y explicaciones como personas que las formulen. En estas circunstancias, tanto la planificación de la investigación como la acción se tornan dificultosas y puede llegar a predominar parcialidades individuales y diferencias ideológicas.
Siempre que uno se encuentra con una gran cantidad de factores muy relacionados entre sí se torna posible escoger unos pocos factores favoritos como causas básicas o variables explicatorias. Esto deja un amplio campo de operación al juicio personal y a las preferencias ideológicas individuales. Ej: “el ciclo de la pobreza” podría ser explicado de manera bien diferente por un conservador que por un liberal, ya que ambas interpretaciones asignan diferente gravitación a los factores causales que se consideran operativos. Ambas contienen algo de verdad.
El principal problema que enfrenta el científico social es decidir, de manera objetiva, que variables y explicaciones tienen mayor peso. El proceso de investigación consiste siempre en una serie de soluciones de compromiso. Al inclinarse a favor de una variable o diseño de investigación, el estudioso se ve forzado a desechar otros.
En sociología, las clasificaciones pretenden, ante todo, determinar las relaciones existentes entre conjuntos de variables y por ello basta con elucidar si 2 índices distintos e igualmente razonables dan lugar a relaciones similares o diferentes entre las variables analizadas. En la práctica, cuando se pretende clasificar un conjunto de individuos, se recurre al mayor número de ítems. Esto permite introducir distinciones más atenuadas y atenuar o eliminar la influencia inoportuna de los rasgos específicos de los ítems. Estos constituyen un subconjunto de un conjunto muchísimo más amplio de indicadores teóricamente utilizables.
Los datos en los estudios cualitativos. Dimensiones del fenómeno y generación de conceptos.
En la investigación cualitativa, los investigadores analizan y codifican sus propios datos. A diferencia de lo que ocurre en la investigación cuantitativa, en este caso no existe una división de trabajo entre recolectores de datos y codificadores. El análisis de los datos es un proceso dinámico y creativo. A lo largo del análisis, se trata de obtener una comprensión más profunda de lo que se ha estudiado y se continúan refinando las interpretaciones. Los investigadores también se abrevan en su experiencia directa con escenarios, informantes y documentos, para llegar al sentido de los fenómenos partiendo de los datos.
El análisis de los datos implica ciertas etapas diferenciadas, primero una fase de descubrimiento en progreso, identificar temas y desarrollar conceptos y proposiciones; luego se codifican los datos y se refina la comprensión del tema; en la fase final el investigador trata de relativizar sus descubrimientos, es decir, comprender los datos en el contexto en que fueron recogidos.
1-      Lea repetidamente sus datos. Reúna todas las notas de campo, las transcripciones, documentos, otros materiales y léalos cuidadosamente. A continuación vuelva a leerlos. En el momento en que esté listo para iniciar el análisis intensivo, debe conocer sus datos al dedillo. Algunos investigadores pasan semanas o incluso meses estudiando atentamente sus datos antes de iniciar el análisis intensivo.
2-      Siga la pista de temas, intuiciones, interpretaciones e ideas. Se debe registrar toda idea importante que se tenga durante la lectura y reflexión sobre los datos. En la OP los investigadores a veces emplean los comentarios de observador, para anotar temas y registrar interpretaciones. Mientras en la EP se puede usar con el mismo propósito el diario del entrevistador.
3-      Busque los temas emergentes. Es preciso buscar en los datos los temas o pautas emergentes, temas de conversación, vocabulario, actividades recurrentes, significados, sentimientos, dichos y proverbios populares. No vacilar en confeccionar listas tentativas de temas en esta etapa del proceso. No apurar a ninguna idea en particular.
4-      Elaborar tipologías. O esquemas de clasificación, pueden ser ayudas útiles para identificar temas y desarrollar conceptos y teorías. Una clase de tipología se relaciona con el modo en que las personas clasifican a los otros y con los objetivos de sus vidas. En el estudio institucional, el investigador elaboró una tipología del modo en el que el personal clasificaba a los residentes, confeccionando una lista de los términos que empleaban para referirse a ellos.
5-      Desarrolle conceptos y proposiciones teóricas. El investigador pasa de la descripción a la interpretación y la teoría a través de conceptos y proposiciones. Los conceptos son ideas abstractas generalizadas a partir de hechos empíricos. En la investigación cualitativa los conceptos son instrumentos, proporcionan un sentido de referencia general y sugieren direcciones para la observación. El desarrollo de conceptos es un proceso intuitivo, puede ser aprendido pero no objeto de una enseñanza formal.
6-      Lea el material bibliográfico. Los investigadores cualitativos comienzan sus estudios comprometiéndose mínimamente con teorías y supuestos a priori. Cuando el lector encare el análisis intensivo ya deberá haberse familiarizado con la literatura sociológica y con los marcos teóricos pertinentes para su investigación. Debe relacionar su trabajo con lo que han hecho otros. La mayor parte de los buenos investigadores construyen sobre lo que ya se ha realizado antes. Hay que tener el cuidado de no forzar nuestros datos para que encajen en el marco de algún otro. Si los conceptos del colega ajustan a sus datos, no se debe temer a emplearlos.
7-      Desarrolle una guía de la historia. A veces es útil desarrollar una línea guía de la historia para orientar el análisis. Es la hebra analítica que une e integra a los principales temas de los datos. Es la respuesta a la pregunta ¿Sobre qué trata este estudio? Quizás el mejor modo de desarrollar una guía de la historia consista en idear una sentencia o frase que describa el trabajo en términos generales.
Taylor y Bodgan: La mayor parte de los estudios cualitativos se orientan hacia el desarrollo o verificación de la teoría sociológica. El propósito de los estudios teóricos consiste en comprender o explicar rasgos de la vida social que van más allá de las personas y escenarios estudiados en particular. En estos estudios los investigadores señalan lo que es importante. Utilizan los datos descriptivos para ilustrar sus teorías y conceptos y para convencer a los lectores de que lo que ellos dicen es verdad.

Glaser y Strauss (“The discovery of grounded theory: strategies for qualitative research”) distinguen dos tipos de teorías: las sustantivas (se relacionan con un área sustancial o concreta de indagación) y las formales (se refieren a áreas conceptuales de indagación), en la investigación cualitativa la mayor parte de los estudios se han centrado en áreas sustanciales simples. Mediante el estudio de diferentes áreas sustanciales, el investigador puede ampliar una teoría sustancial y convertirla en formal.
Los sociólogos cualitativos deben dirigir su atención al desarrollo o generación de teorías y conceptos sociales (Teoría fundamentada). La investigación cualitativa, al igual que la cuantitativa, también puede y debe ser utilizada con el fin de desarrollar y verificar o poner a prueba proposiciones sobre la naturaleza o la vida social (procedimiento de la inducción analítica). Por este motivo, resulta útil diferenciar la generación de teoría, por una parte, de la verificación de la teoría, por otra, con los respectivos recursos de la teoría fundada (método de constante comparación y muestreo teórico) y la inducción analítica.
Aproximaciones predominantes al análisis cualitativo de los datos: 1) Si el analista quiere convertir datos cualitativos en una forma cuantitativa de tal manera que él pueda testear provisionalmente una hipótesis, primero codifica los datos y luego los analiza. El investigador hace un esfuerzo para “codificar todos los datos relevantes que pueden ser relacionados a un tema” y luego sistemáticamente reúne, evalúa y analiza esos datos de tal manera que puedan construir una prueba para una proposición determinada. Esta aproximación bloquea el desarrollo de teoría porque ha sido diseñada para el testeo provisional y no para el descubrimiento de hipótesis. 2) Si el analista quiere solamente generar ideas teóricas (nuevas categorías y sus propiedades, hipótesis e hipótesis interrelacionadas), no puede confinarse a la práctica de codificar primero y analizar después los datos, ya que al generar teoría él está constantemente rediseñando y reintegrando sus nociones teóricas a medida que revisa su material. El analista se limitará a inspeccionar sus datos en búsqueda de nuevas propiedades de sus categorías teóricas y escribirá sobre esas propiedades. 3) Método de constante comparación: El investigador simultáneamente codifica y analiza datos para desarrollar conceptos. Mediante la comparación continua de incidentes específicos de los datos, el investigador refina esos conceptos, identifica sus propiedades, explora sus interrelaciones y los integra en una teoría coherente. El propósito de éste método es generar teoría más sistemáticamente que lo que permite la 2º aproximación, por medio de la codificación explícita y procedimientos analíticos, es decir, desarrolla una teoría fundada.
Este método de análisis comparativo debe ser usado juntamente con el muestreo teórico, ya sea para recoger nuevos datos o en datos cualitativos previamente recogidos o compilados. En él, el investigador selecciona nuevos casos a estudiar según su potencial para ayudar a refinar o expandir conceptos y teorías ya desarrolladas. La recolección de datos y análisis se realizan al mismo tiempo.
El método de la constante comparación ha sido diseñado para ayudar al analista que posee esas habilidades a generar una teoría integrada, consistente, plausible, cercana a los datos y fácilmente operacionalizable para ser testeada en investigaciones cuantitativas (teoría fundamentada).
Este método, a diferencia de los métodos de análisis cuantitativo, no está diseñado para garantizar que dos analistas trabajando independientemente con los mismos datos logren el mismo resultado: está diseñado para permitir con disciplina la creativa generación de teoría. Al generar teoría fundamentada, los investigadores no tratan de probar sus ideas, sino sólo de demostrar que son plausibles. El criterio clave para evaluar las teorías consiste en examinar si se “ajustan” (las categorías deben ser fácilmente aplicables a los datos que se estudian y surgir de ellos) y “funcionan” (las categorías deben ser significativamente apropiadas y capaces de explicar la conducta de estudio). En última instancia, los lectores deben juzgar la credibilidad de los estudios cualitativos.
4 etapas: a) Comparación de incidentes aplicables a cada categoría: el analista comienza por codificar cada incidente en sus datos dentro de tantas categorías de análisis como sea posible. La codificación puede consistir solamente en anotar categorías en los márgenes. Mientras se codifica un incidente para cada categoría, compárela con los incidentes previos en el mismo y en diferentes grupos codificados en la misma categoría. Esta comparación constante de los incidentes comienza rápidamente a generar propiedades teóricas de la categoría. Cuando las categorías y sus propiedades emergen, el analista descubre dos clases: aquellas que él ha construido por sí mismo; y aquellas que han sido abstraídas del lenguaje de la situación de investigación. b) Integración de categorías y sus propiedades: Cuando la codificación continúa, la comparación constante cambia unidades, desde la comparación de incidente con incidente a la comparación de incidentes con propiedades de una categoría que resultó de la anterior comparación de incidentes. La comparación constante hace que el conocimiento acumulado perteneciente a una propiedad de una categoría comience rápidamente a ser integrado, es decir, relacionado de muchas maneras diferentes, resultando en un conjunto unificado. La categoría se va integrando con otras categorías de análisis. Así la teoría se desarrolla, cuando categorías diferentes y sus propiedades tienden a integrarse a través de la constante comparación que fuerza al analista a hacer algunos sentidos teóricamente relacionados de cada comparación. Si los datos son recogidos mediante muestreo teórico al mismo tiempo que ellos son analizados, entonces la integración de la teoría es más probable que surja por sí misma. c) Delimitación de la teoría: cuando la teoría se desarrolla, varios elementos del método de constante comparación comienza a limitar. La delimitación ocurre en dos niveles: la teoría y las categorías. Primero, la teoría se solidifica, las modificaciones se van haciendo cada vez menores cuando el analista compara el siguiente incidente de una categoría a sus propiedades. Las posteriores modificaciones tienen principalmente el sentido de clarificar la lógica, extraer propiedades no relevantes, integrar detalles elaborados de propiedades en el esquema mayor de categorías interrelacionadas y reducción. d) Escribir la teoría.
La inducción analítica: es un procedimiento para verificar teoría y proposiciones basadas en datos cualitativos. Se concentra en generar y probar una teoría integrada, limitada, precisa, aplicable universalmente de causas que dan cuenta de una conducta específica. Su finalidad consiste en identificar proposiciones universales y leyes causales. Es un método cualitativo riguroso para arribar a un ajuste perfecto entre los datos y las explicaciones de los fenómenos sociales. Pasos de la inducción analítica: a) Desarrollar una definición aproximada del fenómeno a explicar; b) Formular una hipótesis para explicar dicho fenómeno (puede basarse en los datos de otra investigación); c) Estudiar un caso para ver si la hipótesis se ajusta; d) Si la hipótesis no explica el caso, reformularla o redefinir el fenómeno; e) Buscar activamente casos negativos que refuten la hipótesis; f) Cuando se encuentren casos negativos, idem d); g) Continuar hasta que se ha puesto a prueba adecuadamente la hipótesis examinando una amplia gama de casos.

La inducción analítica, en contraste con la teoría fundamentada, ayuda a los investigadores a plantear la cuestión potencial de generalización de resultados. Si los investigadores pueden demostrar que han examinado una suficiente gama de casos de un fenómeno, y buscado casos negativos, están en condiciones de defender mejor la naturaleza general de lo que hayan hallado.
Algunos investigadores proporcionan pruebas cuasi estadísticas de sus conclusiones cuando asientan por escrito sus descubrimientos. Es probable que el investigador cualitativo pueda demostrar que sus conclusiones e interpretaciones tienen una base plausible, pero nunca presentar una prueba definitiva. Es importante entender los efectos de nuestra presencia en un escenario. Una manera de lograrlo consiste en observar cómo reaccionan las personas a su presencia en los diferentes momentos de la investigación.
Cuando analizamos nuestros datos codificamos tanto a los enunciados directos como los datos indirectos referentes a un tema, interpretación o proposición. Cuanto más se tiene que leer en los datos y extraer inferencias basadas en datos indirectos, menos seguro se puede estar a cerca de la validez de las interpretaciones y conclusiones. Se debe prestar atención a las fuentes de los datos en los que se basan las interpretaciones. Está bien recurrir a informantes claves para lograr comprensiones esenciales, pero conviene saber distinguir entre las perspectivas de una sola persona y las de un grupo más amplio.
Todos los investigadores se abrevan en sus propios supuestos teóricos y en sus conocimientos culturales para extraer el sentido de sus datos. Probablemente el mejor control de las parcialidades del investigador sea la autorreflexión crítica. Para entender los datos se necesita alguna comprensión de las propias perspectivas, la propia lógica y los propios supuestos.
B) Utilización de fuentes. Secundarias EPH, estadísticas, documentos, textos mediáticos. Primarias: encuesta, entrevista en profundidad, grupos focales, observación no participante y participante, historia de vida. Construcción de distintos tipos de registros. La especificidad del registro hemerografico. Criterios para la realización de tareas de recolección de información. Procedimientos de control metodológico.
Utilizacion de fuentes. Secundarias EPH, estadísticas, documentos, textos mediáticos.
Las fuentes secundarias son textos basados en fuentes primarias, e implican generalización, análisis, síntesis, interpretación o evaluación, es normalmente un comentario o análisis de una fuente primaria. Por ejemplo, el diario íntimo de algún personaje es fuente primaria porque fue escrito en su tiempo y puede ser tenido en cuenta como fuente original de información «en bruto». Por el contrario, un libro que trata sobre este personaje, y recurre al diario, será considerado una fuente secundaria.
La validez de este tipo de fuentes radica en el hecho de que estas son obtenidas por fuentes fidedignas, instituciones públicas y algunos especialistas en los temas. Antes de concretarse como fuentes secundarias, fueron fuentes de tipo primario, sin embargo, al ser aceptadas por la sociedad se convirtieron en fuentes de información verídicas y aceptadas, e incluso, consideradas como parte de nuestra historia. Este tipo de fuentes son mucho más importantes para la creación de proyectos, ya que con ellas se puede evitar la redundancia de información, y tener más claro hacia donde debemos de enfocar los nuevos estudios, es decir las fuentes primarias.
EPH: La Encuesta Permanente de Hogares es un programa de investigación de la realidad social del país que se lleva a cabo bajo la coordinación técnica del INDEC. Esta información permite conocer mejor la realidad sobre los temas que cubre la encuesta, permitiendo desarrollar sobre bases precisas, proyectos de trabajo en distintas áreas sociales.

Primarias: encuesta, entrevista en profundidad, grupos focales, observación no participante y participante, historia de vida.
Una fuente primaria es aquella que provee un testimonio o evidencia directa sobre el tema de investigación. Las fuentes primarias son escritas durante el tiempo que se está estudiando o por la persona directamente envuelta en el evento. La naturaleza y valor de la fuente no puede ser determinado sin referencia al tema o pregunta que se está tratando de contestar. Las fuentes primarias ofrecen un punto de vista desde adentro del evento en particular o periodo de tiempo que se está estudiando. Es la fuente documental que se considera material de primera mano relativo a un fenómeno que se desea investigar.
Puede ser fuente primaria un trabajo creado por algún testigo presencial o protagonista de un evento histórico en el que éstos son descritos, pero también pueden incluirse objetos físicos (como monedas), artículos periodísticos, cartas o diarios personales. También pueden ser, sin embargo, casi cualquier tipo de información, lo que distingue una fuente primaria de una fuente secundaria es más el cómo se ha usado que el contenido.
Observación participante: Se lleva a cabo en el trabajo de campo, el cual incluye tres actividades principales:
1) Una interacción social no ofensiva: lograr que los informantes se sientan cómodos y ganar su aceptación. 2) Los modos de obtener datos: estrategias y tácticas de campo. 3) El registro de los datos en forma de notas de campo escritas. 
Los observadores participantes entran al campo con la esperanza de establecer relaciones abiertas con los informantes y de ese modo poder interpretar la realidad estudiada a partir del comportamiento de las personas, sus diálogos, hábitos y costumbres. Los observadores permanecen relativamente pasivos a lo largo del trabajo de campo, pero en especial durante los primeros días. Avanzan lentamente, tratan que la gente se sienta cómoda y aprenden a actuar adecuadamente en el escenario. Durante este período inicial, la recolección de datos es secundaria para llegar a conocer el escenario y las personas, para evitar cualquier tipo de inhibición o malestar en los informantes. Además, las condiciones de investigación de campo deben ser negociadas continuamente. Hay que establecer un equilibrio entre la investigación tal como uno lo considera adecuado y acompañar a los informantes en beneficio del rapport. Se debe resistir a los intentos de los informantes tendientes a controlar la investigación.
Establecer rapport con los informantes es la meta de todo investigador de campo, es decir, lograr que las personas se “abran” y manifiesten sus sentimientos respecto del escenario y de otras personas, ser visto como una persona inobjetable, compartir el mundo simbólico de los informantes, su lenguaje y sus perspectivas. El rapport y la confianza pueden crecer y disminuir en el curso del trabajo de campo. Con ciertos informantes nunca se llega a establecer un verdadero rapport. Se puede reverenciar sus rutinas, establecer lo que se tiene en común con la gente, ayudarlas, ser humilde, interesarse. Cuando el compromiso activo en las actividades de las personas es esencial para lograr la aceptación, hay que participar por todos los medios, pero sabiendo dónde trazar una línea divisoria. Se debe evitar cualquier participación que obstaculice la capacidad del observador para recoger datos.
Al comienzo de un estudio, el observador formula preguntas no directivas y que no involucran juicios de valor con la intención de que la gente hable sobre lo que tiene en mente sin forzarla a responder a las preocupaciones o preconceptos del investigado. En cuanto los informantes comiencen a hablar, podemos alentarlos a que digan más cosas sobre los temas en los que estamos interesados. A medida que los observadores adquieren conocimientos y comprensión de un escenario, las preguntas pasan a ser más directivas y centradas en un foco. El observador no debe interferir en las rutinas o modos de hacer las cosas de los informantes, sino acomodarse a ellos. Se debe evitar actuar y hablar de modos que no se adecuen a la personalidad, ni del investigador ni de los informantes.
Una vez que los datos comienzan a ser repetitivos y no se logran aprehensiones nuevas importantes, es el momento de dejar el campo. Se reduce la frecuencia de las visitas y se le hace saber a la gente que la investigación está llegando a su fin.

Encuesta: Es un conjunto de preguntas normalizadas dirigidas a una muestra representativa de la población o instituciones, con el fin de conocer estados de opinión o hechos específicos. Tienen por objetivo obtener información estadística indefinida, mientras que los censos y registros vitales de población son de mayor alcance y extensión. Este tipo de estadísticas pocas veces otorga, en forma clara y precisa, la verdadera información que se requiere, de ahí que sea necesario realizar encuestas a esa población en estudio, para obtener los datos que se necesitan para un buen análisis. Este tipo de encuesta abarca generalmente el UNIVERSO de los individuos en cuestión.

Otro tipo de Encuestas es Encuestas por Muestreo en donde se elige una parte de la población que se estima representativa de la población total. Debe tener un diseño muestral, necesariamente debe tener un marco de donde extraerla y ese marco lo constituye el censo de población. La encuesta (muestra o total), es una investigación estadística en que la información se obtiene de una parte representativa de las unidades de información o de todas las unidades seleccionadas que componen el universo a investigar. La información se obtiene tal como se necesita para fines estadístico-demográficos.
Una forma reducida de una encuesta por muestreo es un "sondeo de opinión", esta forma de encuesta es similar a un muestreo, pero se caracteriza porque la muestra de la población elegida no es suficiente para que los resultados puedan aportar un informe confiable. Se utiliza solo para recolectar algunos datos sobre lo que piensa un número de individuos de un determinado grupo sobre un determinado tema.

EntrevistaEstandarizadas (cuantitativas): cuestionarios, encuestas y sondeos. El investigador tiene las preguntas y el sujeto de la investigación las respuestas. Generalmente, se “aplican” a un grupo grande de “sujetos” y a todas las personas se les formulan las mismas preguntas en términos idénticos para asegurar que los resultados sean comparables. El entrevistador sirve como un cuidadoso recolector de datos; su rol incluye el trabajo de lograr que los sujetos se relajen lo bastante como para responder por completo a la serie predefinida de preguntas.
Entrevistas en Profundidad: no directivas, no estructuradas, no estandarizadas y abiertas. Son flexibles y dinámicas. Reiterados encuentros cara a cara entre el investigador y los informantes, encuentros dirigidos hacia la comprensión de las perspectivas que tienen los informantes respecto de sus vidas, experiencias o situaciones, tal como las expresan con sus propias palabras. Siguen el modelo de una conversación entre iguales, y no de un intercambio formal de preguntas y respuestas. El propio investigador es el instrumento de la investigación, y no lo es un protocolo o formulario de entrevista, esto implica: obtener respuestas y aprender qué preguntas hacer y cómo hacerlas.
Tiene mucho que ver con la OP, el investigador “avanza lentamente” al principio tratando de establecer rapport con los informantes, formula inicialmente preguntas no directivas y aprende lo que es importante para los informantes antes de enfocar los intereses de la investigación. La diferencia primordial de la EP con la OP reside en los escenarios y situaciones en los cuales tiene lugar la investigación. Los OP llevan a cabo sus estudios en situaciones de campo “naturales”, los EP realizan los suyos en situaciones específicamente preparadas. El OP obtiene una experiencia directa del mundo social, el EP reposa exclusiva e indirectamente sobre los relatos de otros. 
Hay 3 tipos de entrevistas en profundidad: 1) La Historia de Vida o autobiografía sociológica 2) Aprendizaje sobre acontecimientos y actividades que no se pueden observar directamente: nuestros interlocutores actúan como observadores de investigador, son sus ojos y oídos en el campo. Su rol no consiste simplemente en revelar sus propios modos de ver, sino que deben describir lo que sucede y el modo en que otras personas lo perciben. 3) Aquellas que tienen como finalidad proporcionar un cuadro amplio de una gama de escenarios, situaciones o personas: las entrevistas se utilizan para estudiar un número relativamente grande de personas en un lapso relativamente breve si se lo compara con el tiempo que requeriría una investigación mediante OP. El observador no puede retroceder en el tiempo para estudiar hechos pasados, o forzar su entrada en todos los escenarios y situaciones privadas. Además, la OP exige una cantidad de tiempo y esfuerzo que no siempre se ve recompensada por la comprensión adicional que se obtendrá en comparación con otros métodos.
Ningún método es igualmente adecuado para todos los propósitos. La elección del método de investigación debe estar determinada por los intereses de la investigación, las circunstancias del escenario o de las personas a estudiar, y por las limitaciones prácticas que enfrenta el investigador.
Las entrevistas en profundidad son adecuadas cuando: a) Los intereses de la investigación son relativamente claros y están relativamente bien definidos. b) Los escenarios o las personas no son accesibles de algún otro modo. c) El investigador tiene limitaciones de tiempo. d) La investigación depende de una amplia gama de escenarios o personas: hay casos que el investigador debe sacrificar la profundidad de la comprensión que se obtiene enfocando intensivamente un escenario o una persona, en beneficio de la amplitud y la posibilidad de generalizar. e) El investigador quiere esclarecer experiencia humana subjetiva: ej.; historias de vidas.

Desventajas de la entrevista: los datos que se recogen consisten solamente en enunciados verbales o discursos. 1) En tanto forma de conversación, son susceptibles de producir las mismas falsificaciones, engaños, exageraciones y distorsiones que caracterizan a cualquier intercambio verbal. 2) Las personas dicen o hacen cosas diferentes en distintas situaciones. La entrevista es un tipo de situación, no debe darse por sentado que lo que una persona dice en la entrevista es lo que esa persona cree o dice en otras situaciones. 3) Puesto que los entrevistadores no observan directamente a las personas en su vida cotidiana, no conocen el contexto necesario para comprender muchas de las perspectivas en las que están interesados. Que los entrevistadores comprendan mal el lenguaje de los informantes, puesto que no tienen oportunidad de estudiarlo en su uso común.
Frutos: La idea de un registro o lectura de la vida social misma por parte de las personas resulta de interés como punto de partida para pensar la entrevista como practica de relevancia en la investigación social. La entrevista, ante todo, es un dialogo que se desarrolla según algunos parámetros: cierto acuerdo o convención entre ambos participantes (encuadre), cierta previsión por parte del investigador acerca de las condiciones que deben cumplirse para que la entrevista sea válida metodológicamente, cierto diseño previo que incluye marco, objetivos, y límites de la utilización de este instrumento metodológicamente; la situación dialógica presenta algunas características que han sido estudiadas por diversos autores. Por el momento, interesa señalar entre ellas: La competencia de los participantes para producir los discursos, la producción de una secuencia discursiva pautada (explícita o implícita), una meta a alcanzar.
Pero en particular, la entrevista conlleva características propias que especifican este tipo de dialogo. La situación está pautada y acordada previamente la mayor parte de las veces, el tema es anticipado, así como los motivos que persigue el investigador. Esta cooperación tendrá que ser aceptada verbalmente con anterioridad al desarrollo de la entrevista y este compromiso representa la aceptación del encuadre con iniciativa comienza la relación entre ambos sujetos. En la entrevista existe claridad previa, se explicita que sucederá con la información que surja del trabajo conjunto y las “reglas” estarán dadas por ese encuadre o con convenio inicial. La realización de este tipo de entrevista supone la consideración de ciertos criterios acerca del acceso a los sujetos, el lugar que se le asignará a sus discursos en relación con sus acciones y representaciones y sobre el modo en que se abordarán estos discursos. Desde esta perspectiva, es relevante la consideración que mientras el dialogo en general se caracteriza por estrategias de tipo argumentativo, en la entrevista predominen estrategias de tipo narrativo.
El discurso del entrevistado está fuertemente marcado por tener muy en cuenta al entrevistador. El encuadre de una entrevista estará directamente relacionado con las teorías que se ponen en juego en la investigación concreta. El acuerdo entre ambos sujetos se plasma en un discurso que rastrea imágenes llevando a cada uno hacia una situación de imbricación con el otro que facilita la multiplicidad de interpretaciones sobre varios hechos surgiendo como una instancia de apertura. En el dialogo de la entrevista están presentes los esquemas interpretativos de ambos sujetos. Aparecen enunciados que, entre otras cosas, expresen un tipo de relación interpersonal que se da entre ambos.
Se trata del nivel más elevado de la experiencia por las posibilidades que abre a la aplicación y el enriquecimiento de la comprensión del otro. De allí la importancia atribuida a la mirada. La intersubjetividad se pone en acto privilegiadamente por la mirada, en tanto que representa un aspecto vivencial. Si el registro de la cotidianidad y los sucesos se halla vinculado a un hacer reflexivo, el proceso de la entrevista pone en juego una dimensión experiencial donde se abre una amplia gama de posibilidades de interacción, entre las cuales puede aparecer el compartir aspectos del mundo externo. En estos casos es donde la experiencia ocupa un lugar en la producción de la información en el marco investigativo. En el cruce de imágenes de la entrevista, el entrevistado busca permanentemente la mirada cuyos rasgos indíciales lo orientan sobre lo que el otro piensa de él. Por su parte, el investigador interpela para “hacer actuar” al otro, mostrar procesos y producir significaciones. Saber y querer saber se convierten en objeto de la práctica discursiva.
En cuanto al contexto de la entrevista propiamente dicha, ella se inscribe en un conjunto de hechos, comportamientos y relaciones entre sujetos. Este material debe ser estructurado desde lo conceptual, para lograr coherencia entre la producción de la entrevista y el conjunto de la investigación. Los diferentes contextos emergen según la perspectiva desde la que se piensa la entrevista. Si la concebimos como un tipo de dialogo, vemos que por un lado, la intersubjetividad de esta práctica construye cierto contexto, y por el otro, hay contextos que condicionan la performance misma de la entrevista. Metodológicamente, es relevante la interpretación de esos contextos desde los cuales se genera la entrevista, lo que hace que la misma no permanezca abstracta a los fines de la investigación.
Del mismo modo, el investigador lleva un universo de conocimientos previamente constituido en torno al problema y también a la persona a entrevistar (esquemas de clasificación, ej). Es de importancia para la confiabilidad del material que surja de la entrevista el control que el investigador posee sobre esos conocimientos y disposiciones. Estar frente a frente con otra persona pone en juego una situación en la que se dan por sentados significaciones y la riqueza de una entrevista radica en gran parte en aquello que está “dado”, en lo que parece más “natural”. La dimensión narrativa de la entrevista constituye una red de significaciones que “muestra” una visión del mundo. Esta dimensión se articula con la actividad interpretativa del investigador y el entrevistado. Esta narratividad y las reglas establecidas desde el cuadre conforman el marco de la producción de la información para la investigación. No es el supuesto de que la información ya existe y que hay que buscarla el que predomina en este tipo de entrevista sino una concepción de la misma como hacer interpretativo que implica una producción de sentido en su desarrollo. En cuanto a la verdad de lo que el informante enuncia, su importancia tendrá que ver con los objetivos de la investigación y el diseño de la entrevista misma pero hay que señalar que no siempre es relevante que la información que produzca un informante se ajuste a los hechos narrados.
En el diseño de este tipo de entrevistas es necesario tener en cuenta la diferencia que existe entre el lugar del investigador en las observaciones (aunque fueran participantes) y al entrevistar un sujeto. En el primer caso se trata de una práctica unilateral y en el segundo se pone en juego una secuencia donde importa como el entrevistado reacciona ante la conducta del entrevistador, como interpreta los significados que él produce. Estas actividades eminentemente relacionales y su control metodológico radica en 3 cuestiones básicas: en el trabajo conceptual, la organización de la interacción de la entrevista según el encuadre y el conocimiento de los contextos de la misma.
Para planificar esta actividad, el investigador social deberá tener en cuenta el ámbito físico en que se realizará, el entorno socio-cultural, la imagen que tienen de la acción entrevistar ambos sujetos participantes, los diálogos previos. Toda información considerada previamente debe ser registrada en detalle ya que aporta no solo el diseño sino que resulta de gran utilidad para el procesamiento posterior del material obtenido, en especial para desambiguar enunciados o interpretar adecuadamente un referente o, incluso, para trabajar el nivel de presuposición implicado en una frase.
Por ser la entrevista un tipo de interacción comunicativa se podrán en juego en ella esquemas de organización de la experiencia y es el conocimiento de esos esquemas lo que aportara mayores beneficios a la investigación, independientemente de sus objetivos específicos. El diseño deberá entonces incluir una serie de decisiones que implican una intervención importante como planificación y un anticiparse al momento del análisis del material. Algunos interrogantes pueden contribuir al diseño de este tipo de entrevista, desde el punto de vista de la interacción comunicativa.
La entrevista es pensada como una experiencia y se le inscribe en una dimensión interpretativa del hacer, en tanto que se plantea ir más allá de la descripción y busca relaciones a partir de las cuales conocer algo más de la estructura social o los colectivos en que se inscriben los procesos estudiados. El énfasis de este procedimiento está puesto en una escucha por parte del investigador que conduzca a reconstruir la complejidad de los procesos sociales en que se hallan inmensos los sujetos.
Se trata de una instancia constituida a su vez por diferentes procesos, a veces superpuestos. Se dan procesos de producción de significaciones, procesos de reproducción con respecto al orden social, procesos de intersubjetividad en los que se ponen en juego las estrategias específicas de cada interlocutor, etc.
La actividad del investigador en este tipo de entrevista es una actividad de selección que remite a la categorización teórica con que se propone investigar. Sin embargo, la actitud abierta es la única que puede permitir la incorporación de modalidades de expresión por parte del entrevistado que quizás quedaban fuera de la opción teórico- metodológica del investigador. Flexibilidad del entrevistador, y la escucha que permita la detección de aquellos enunciados o marcas significativas para el proceso de la investigación. Determinar que palabras o acciones de la entrevista son relevantes no depende de un esquema pre-establecido, sino de la competencia del investigador para establecer los nexos posibles entre estos hechos y la conceptualización planteada. De este modo, la tarea de reconstrucción parte de detectar algún rasgo saliente en el continum de la entrevista, que se construye como significativo desde lo conceptual.
Guber: Si el investigador necesitaba partir de una temática determinada quizás convenga tomarla como provisoria, abriéndola progresivamente a otros temas de interés propuestos por el informante. La vía de acceso y la presentación del entrevistador podían ser definitorias para alcanzar ciertos contenidos, tal como eran vividos en la cotidianidad y no para “exposición”. Se trata de comenzar a efectivizar el proceso de especificación al que nos referimos en la construcción del objeto de conocimiento. Esta especificación no consiste tanto en encontrar respuestas inmediatas a preguntas derivadas de la teoría, sino, fundamentalmente, en descubrir los modos de organización sociocultural por los que se experimentan y conciben cuestiones vinculadas, más o menos directamente, con su centro de interés.
Los contenidos de las entrevistas no resuelven el análisis teórico ni sustituyen las conclusiones de la investigación, conclusiones que resultan de una constante retroalimentación entre análisis teórico y análisis empírico. Los marcos interpretativos son a partir de donde el investigador podrá avanzar hacia la formulación de preguntas culturalmente relevantes, al mismo tiempo, la familiarización con modos de pensar y asociar términos y frases referidos a hechos, nociones y valoraciones. El investigador debe alentar a extender sus respuestas, a ser más profuso en sus descripciones, explicitando incluso aquello que considere trivial o secundario, porque nada a priori lo es.
Las preguntas de abogado del diablo son aquellas en las cuales el investigador ayuda a la localidad del informante, suministrando un punto de vista predominantemente erróneo o adverso, para que el informante efectué las correcciones y precisiones que considere pertinente.
En la primer etapa se trata de abrir la mirada, en la etapa siguiente se intenta seguir abriéndola pero con determinada dirección, mayor circunscripción y habiendo operando una selección de los sitios, términos y situaciones privilegiadas por los que se expresa dicha especificación. Se busca ampliar, profundizar y sistematizar el material obtenido, estableciendo los alcances de las categorías significativas identificadas en la primera etapa, para ello se vale de nuevas formas de entrevista que le permitan descubrir las dimensiones de una categoría o noción. Las preguntas estructurales son aquellas que interrogan por otros elementos de la misma o de otras categorías, que puedan a su vez ser englobadas en categorías mayores.
Los objetivos se plasman en la obtención de una profusa información que será de “buena calidad” si resulta de verbalizaciones de los informantes y exhibe su propia lógica de asociación y exposición, con breves pero diferenciadas intervenciones del investigador. En este punto, es decisiva la elaboración del registro. La entrevista puede haber sido excelente, pero si en las notas solo se citan las inferencias y conclusiones del investigador, este no tendrá la posibilidad de consultarlas para ratificar sus supuestos iniciales o la especificación con que los actores han construido su propia lógica de la vida social. Para que esto sea posible, es impresindible cuidar la verdadera fuente de la información, la relación personal con los informantes. La entrevista es una herramienta de recolección de información, pero es también una instancia de producción de datos.
Lograr el rapport es lograr una relación armonica, todo ocurre como si aquellos problemas desaparecieran.
Selección de los informantes: por su diseño flexible, ni el número ni el tipo de informante se especifican previamente. El investigador comienza con una idea general sobre las personas a las que entrevistará y el modo de encontrarlas, pero está dispuesto a cambiar de curso después de las entrevistas iniciales.
La estrategia del muestreo teórico, donde el número de “casos” carece de importancia y lo que importa es el potencial de cada “caso” para ayudar al investigador con el desarrollo de la teoría, puede servir como guía para seleccionar a las personas a entrevistar.
El modo más fácil de constituir un grupo de informantes es la técnica de la “bola de nieve”: conocer a algunos informantes y lograr que ellos nos presenten a otros. Es esencial que la persona seleccionada tenga tiempo para dedicar a las entrevistas. Así como buena voluntad y capacidad para hablar sobre sus experiencias y sus sentimientos. Antes de las entrevistas se le debe explicar a los informantes los motivos e intenciones de la investigación; el anonimato (empleo de seudónimos); la posibilidad de leer y comentar el material; la logística (horario, lugar y frecuencia de los encuentros).

El sello autentificador de las entrevistas cualitativas en profundidad es el aprendizaje sobre lo que es importante en la mente de los informantes: sus significados, perspectivas y definiciones; el modo en que ellos ven, clasifican y experimentan el mundo. Los investigadores formulan preguntas generales antes de iniciar el trabajo. Durante las primeras entrevistas el investigador establece el tono de la relación con los informantes y debe hallar modos de conseguir que la gente comience a hablar sobre sus perspectivas y experiencias sin estructurar la conversación ni definir lo que aquella debe decir.
Existen diversos modos de guiar las entrevistas iniciales: preguntas descriptivas (pedirle que describan, enumeren o bosquejen acontecimientos, experiencias, lugares o personas de su vida), los relatos solicitados, la entrevista con cuaderno de bitácora (registro corriente que el informante lleva de sus actividades) y los documentos personales (guían las entrevistas sin imponer una estructura a los informantes).
El entrevistador debe crear un clima en el cual las personas se sientan cómodas para hablar libremente sobre sí mismas. Situación que se asemeje a aquellas en las que las personas hablan naturalmente entre sí sobre cosas importantes. La entrevista es relajada y el tono es el de una conversación, el entrevistador se relaciona con los informantes a un nivel personal. Además, durante el trascurso de la entrevista, el investigador debe: evitar emitir juicios de opinión, permitir que la gente hable, prestar atención y ser sensible. Por último, mientras los investigadores cualitativos tratan de desarrollar una relación abierta y honesta con los informantes, deben estar alertas ante eventuales exageraciones y distorsiones en las historias. En la vida diaria la gente oculta hechos importantes acerca de sí misma. Además, todas las personas son propensas a exagerar sus éxitos y negar sus fracasos.
También se debe tener la responsabilidad de aplicar controles cruzados sobre las historias de los informantes. Debe examinar la coherencia de los dichos en diferentes relatos del mismo acontecimiento o experiencia. Para controlar las afirmaciones de los informantes se debe apelar a tantas fuentes de datos diferentes como resulte posible (comparar las narraciones de los informantes con registros oficiales, comparar acontecimientos narrados con acontecimientos similares, etc.).
Blanchet, Ghiglione, Massonat y Trognon. La entrevista de investigación se inscribe en el conjunto de los comportamientos verbales. Es un “speech event” entre dos personas, dirigida y registrada por el investigador quién tiene como objetivo favorecer la producción de un discurso lineal del entrevistado sobre un tema definido en el marco de una investigación. Es utilizada para estudiar los hechos de los que la palabra es el vector: - Estudio de acciones pasadas; - Estudio de representaciones sociales; - Estudio del funcionamiento y de la organización psíquica. Puede ser también empleada para estudiar el propio hecho de la palabra.
Los proyectos de sentido del entrevistado y del entrevistador co-construyen un discurso principalmente enunciado por el entrevistado pero que comprende también intervenciones del entrevistador. Este conjunto dinámico se establece en relación con un contrato de comunicación que se halla situado en un contexto social o situación.
La situación social: se halla constituida por el conjunto de las características económicas, sociales, culturales, profesionales, de edad, de sexo, etc., de los interlocutores. Es posible definir esas características como “externas” a la entrevista pero sólo existen de hecho en cuanto son tomadas en consideración por los interlocutores. 
Las condiciones sociales óptimas para el buen funcionamiento de la entrevista se encuentran en el origen mismo de esta práctica. La entrevista, para lograr su objetivo de producción discursiva lineal ha de excluir la polémica, las relaciones de fuerza, de poder, etc., susceptibles de establecerse entre los interlocutores; la entrevista resulta inaplicable en el caso en que se hubiese declarado un conflicto entre los participantes. Partiendo de la idea de que tienen posiciones comunes y de que pertenecen a capas sociales semejantes, entrevistador y entrevistado co-construirán más fácilmente el discurso.

El contrato de comunicación: se halla constituido por unos parámetros que representan los saberes mínimos compartidos de los interlocutores sobre lo que hay en juego y los objetivos del diálogo; pero el cumplimiento de este contrato supone que algunos de estos parámetros sean renegociados en el curso de la entrevista.
 Estos saberes que implica el contrato son: - Implícitos: constituidos por lo que se puede llamar una situación potencialmente comunicativa: es necesario, como paso previo a todo contrato explícito, que los interlocutores compartan un cierto número de códigos culturales, reglas sociales y modelos de intercambio oral o interlocución.
Explícitos: se constituyen en el tiempo que separa la toma de contacto entre entrevistado y entrevistador y el comienzo de la entrevista propiamente dicha, marcado por el enunciado de una consigna por parte del entrevistador y la puesta en marcha de su registro.
Para que exista una definición mínima del contrato inicial, el entrevistador se ve obligado a revelar al entrevistado los motivos (¿Por qué esta investigación? ¿Por qué lo eligió como entrevistado?), y el objeto de su petición, definido por el tipo de acto solicitado y el tema explorado. Así queda definido un primer nivel de pertinencia del discurso. Estos parámetros deben ser perfectamente descritos por el investigador, pues constituyen la base común del sentido de los primeros intercambios entrevistador-entrevistado. Cuando las partes desconocen los objetivos de su diálogo, el discurso que se produce carece de sentido. Por eso la renegociación permanente de las reglas iniciales del contrato en el curso mismo del diálogo conduce a la producción de un discurso compuesto de status variable e indeterminado y poco utilizable como dato en el marco de una investigación.
Intervenciones del entrevistador: Toda intervención modifica el contrato de comunicación, el contrato inicial es renegociado por los participantes en cada serie de expresiones. Las intervenciones son: consignas (instrucciones que determinan el tema del discurso del entrevistado) y comentarios (explicaciones, observaciones, preguntas e indicaciones que subrayan las palabras del entrevistado).
Consignas: toda intervención del entrevistador encaminada a definir el tema del discurso subsiguiente del entrevistado. Toda entrevista comienza con una consigna inaugural del entrevistador que debe ser clara y no contradictoria con el contrato inicial y más preciso que éste. La formulación de la consigna es determinante para el sentido que hay que atribuir al discurso.
Conclusión: • Este tipo de entrevista facilita el acceso a la interacción social vinculada a los hechos o representaciones difíciles de encasillar en el marco de la entrevista propia de los estudios cuantitativos. • La entrevista es pensada como una experiencia y se la inscribe en una dimensión interpretativa del hacer. Se plantea ir más allá de la descripción en busca de relaciones a partir de las cuales conocer algo más de la estructura social o los colectivos en que se inscriben los procesos estudiados. • El énfasis está puesto en una escucha por parte del investigador que conduzca a reconstruir la complejidad de los procesos sociales que se hallan inmersos en los sujetos. • La producción de información permite reconstruir la competencia comunicativa que se halla en la base de la interacción del grupo bajo estudio. • Instancia constituida a la vez por diferentes procesos: de producción de significaciones; de reproducción con respecto del orden social; de intersubjetividad en los que se ponen en juego las estrategias específicas de cada interlocutor, etc. • La actividad del investigador en este tipo de entrevista es una actividad de selección que remite a la categorización teórica que se propone investigar. La actitud abierta es la única que puede permitir la incorporación de modalidades de expresión por parte del entrevistado que quizás quedaban afuera de la opción teórico-metodológica del investigador.

Grupos focales: Las principales definiciones están asociadas a la idea de grupos de discusión organizados alrededor de una temática. Tienen como finalidad la contribución al conocimiento de lo social. Esta metodología es asociada erróneamente a modalidades de talleres participativos, o a ciertas modalidades de interacción social al interior de grupos sociales.
Korman define un grupo focal como: "una reunión de un grupo de individuos seleccionados por los investigadores para discutir y elaborar, desde la experiencia personal, una temática o hecho social que es objeto de investigación".
 Parámetros para el desarrollo de grupos focales (Merton): "Hay que asegurar que los participantes tengan una experiencia específica u opinión sobre la temática o hecho de investigación; requiere de un guion de funcionamiento que reúna los principales tópicos a desarrollar – hipótesis o caracterizaciones - y que la experiencia subjetiva de los participantes sea explorada con relación a las hipótesis investigativas".
Las entrevistas logradas mediante la estrategia de grupos focales tienen como propósito registrar cómo los participantes elaboran grupalmente su realidad y experiencia. Como todo acto comunicativo tiene siempre un contexto (cultural, social), entonces el investigador debe dar prioridad a la comprensión de esos contextos comunicativos y a sus diferentes modalidades. Esta modalidad de entrevista grupal es abierta y estructurada : generalmente toma la forma de una conversación grupal, en la cual el investigador plantea algunas temáticas - preguntas asociadas a algunos antecedentes que orientan la dirección de la misma, de acuerdo con los propósitos de la investigación. El desarrollo del grupo focal se inicia desde el momento mismo que se elabora un guion de temáticas-preguntas, o diferentes guías, según las condiciones y experiencias personales de los entrevistados; de esta manera se puede tener la posibilidad de efectuar una exploración sistemática aunque no cerrada. Las temáticas deben formularse en un lenguaje accesible al grupo de entrevistados y el orden o énfasis en las mismas pueden alterarse según las personas, las circunstancias y el contexto cultural. Si bien la estructuración de una entrevista puede variar, el investigador debe tener una posición activa, vale decir, debe estar alerta y perceptivo a la situación.
Por otra parte, es conveniente explicar suficiente y adecuadamente el propósito de la reunión, e insistir en la necesidad de que el participante utilice sus propios conocimientos, experiencias y lenguaje. Así mismo, se debe explicar el contenido y objetivos de cada una de las temáticas - preguntas. Una buena sesión de trabajo debe generar una relación activa entre el equipo investigador representado por él que hace el papel de moderador y los participantes.
El principal propósito de la técnica de grupos focales en la investigación social es lograr una información asociada a conocimientos, actitudes, sentimientos, creencias y experiencias que no serían posibles de obtener, con suficiente profundidad, mediante otras técnicas tradicionales.
Los grupos focales pueden ser usados en las etapas preliminares o exploratorias de un estudio, también son de gran utilidad para evaluar, desarrollar o complementar un aspecto específico de dicho estudio o también cuando se ha finalizado para evaluar su impacto o para producir nuevas líneas de investigación. Ellos pueden ser usados como una técnica específica de recolección de información o como complemento de otras, especialmente en las técnicas de triangulación y validación.
Otamendi: En los grupos focales, la dinámica de grupo es empleada para generar datos, los participantes más que dirigir sus comentarios al moderador del grupo, se encuentran sumidos en una discusión entre ellos. Así, dan la posibilidad al investigador de tener un acceso privilegiado a conversaciones grupales que contienen términos y categorías tal como son utilizadas en situaciones concretas de la vida cotidiana. Se asume como supuesto que la interacción del grupo será productiva en la ampliación del rango de respuestas, la activación del recuerdo de detalles de las experiencias que hubieran sido olvidados y la desaparición de inhibiciones que de otra manera podrían desalentar a los participantes a exponer la información.
La calidad de interacción entre los participantes de un grupo focal estará condicionada por la composición de los grupos, así como también por el rol del moderador y los factores ambientales. En segundo lugar, en el momento del análisis, el conocimiento de la dinámica de grupo colabora con el investigador en la comprensión de lo que estaba ocurriendo en el grupo y de por qué ocurría.
La dinámica de grupo promueve la discusión entre los participantes, esto es la reacción de los participantes a los comentarios de los demás, lo cual les permite ir construyendo una posición propia sobre la base de los comentarios y respuestas de los otros. Muchas veces las opiniones se amplían, se especifican e incluso se modifican, como resultado del intercambio. El efecto del grupo producirá un rango más amplio de información, comprensión, e ideas que la acumulación de respuestas por un número limitado de individuos. Más aun, ese efecto de sinergia del grupo es lo que permite la obtención de opiniones o ideas que en una entrevista individual podrían parecer veladas. La gente podría ser más franca y espontanea porque el foco no está en los individuos sino en el grupo.
La homogeneidad de los grupos contribuye a crear buenas condiciones para que los participantes puedan desarrollar sus puntos de vista, sean “más productivos y trabajen mejor”, con esta similitud de pasados, actitudes, metas y valores de sus miembros, es obtener una mayor cohesión grupal, esto permite permanecer unido de manera tal que sus miembros se atraigan mutuamente “acepten las propiedades y metas del grupo, y contribuyan para ejecutar la meta”. Se plantea la necesidad de encontrar un equilibrio entre “lo que es importante para los miembros del grupo y lo que es importante para los investigadores”.
La guía debe desarrollarse a partir de los objetivos de la investigación y seguir 2 criterios importantes: por un lado, las preguntas deben estar ordenadas de lo general a lo más específico y por otro, deberán hacerlo de acuerdo a la importancia relativa de la información. A su vez, las preguntas deben hacerse en un lenguaje adecuado, mediante expresiones coloquiales que enuncien lo que se quiere averiguar de manera fácilmente entendible por todos, y de este modo, evitar que los participantes puedan sentirse amenazados, evaluados o que los pueda avergonzar el uso, por ejemplo, de jergas o palabras con alto contenido teórico especifico.
La preparación del moderador debe incluir tanto la comprensión de la naturaleza del problema de investigación como el manejo de las cuestiones vinculadas con la dinámica grupal en función de la composición del grupo, el tópico a discutir, y el lugar físico donde se realizará el grupo focal. La preparación del moderador también envuelve el aprendizaje de cómo tratar con diferentes tamaños de grupos ya que esto puede afectar su efectividad, siempre se debe dejar espacio para que se produzca un intercambio entre los participantes.
Historia de vida: consiste en una descripción de los acontecimientos y experiencias importantes en la vida de una persona, o alguna parte principal de ella, en las propias palabras del protagonista. En la construcción de las historias de vida, el análisis consiste en un proceso de compaginación y reunión del relato, de modo tal que el resultado capte los sentimientos, los modos de ver y perspectivas de las personas.
Cómo documento sociológico, la historia de vida debe iluminar los rasgos sociales significativos de los hechos que se narran. Al reunir la historia de vida, se trata de identificar las etapas y períodos críticos que dan forma a las definiciones y perspectivas del protagonista.
La historia de vida se inscribe, como metodología cualitativa típica, dentro de los estudios y empleo de documentos personales. Un documento personal es una descripción espontánea y en primera persona que un individuo hace de sus propias razones, experiencias y creencias. Sin embargo, algunos documentos personales presentan escasa relevancia para las ciencias antropológicas-sociales. Pueden clasificarse en: Autobiografías espontáneas, historias de vida, biogramas o esquemas biográficos, memorias, diarios íntimos, agendas, cartas.
Las autobiografías espontáneas se parecen y presentan similares dificultades y características que las memorias. Puede esperarse que sufran los efectos de una estilización consciente, de intenciones propagandísticas o de la tendencia a racionalizar; por otra parte, la perspectiva permite al autor seleccionar y manifestar las experiencias y acciones que posteriormente consideró significativas.
Las autobiografías son también estructuradas por el propio autor-protagonista, otorgando él la importancia o relevancia a las fuerzas significativas de su vida en uno o más contextos dados. Es él quien selecciona aspectos y pasajes, quien ejerce autocensura y la confiabilidad de la obra depende de la que presente el mismo autor-protagonista. Las únicas posibilidades de control por parte de un investigador son la coherencia interna y el cruzamiento de datos o coherencia externa, y lo que se pueda averiguar del individuo es su posible condición de constituirse en un verdadero informante.
Un informante clave es aquella persona que, dentro de una comunidad o grupo, demuestra tener muchos conocimientos sobre la misma, con información veraz y coherente sobre los temas abordados por el investigador. El trabajo con el informante clave implica realizar una selección previa del o los mismos, y aplicar ciertas técnicas de control y veracidad. Estas son: a) El rol en la comunidad; b) Conocimiento (además de tener acceso directo a la información requerida, el informante debería haberla asimilado en forma significativa); c) Buena disposición (estar dispuesto a comunicar su conocimiento y a prestar colaboración); d) Comunicabilidad (ser capaz de comunicar el conocimiento de forma que sea inteligible); e) Imparcialidad. Además, existen criterios para controlar la veracidad de la información: consistencia interna, productividad, confiabilidad. 
Una historia de vida surge a partir del pedido de un investigador para que una persona narre su vida. Intento deliberado de definir el crecimiento de una persona dentro de un medio cultural y darle un sentido teorético. Deberá incluir documentación tanto biográfica como autobiográfica. No se trata del relato de una vida con acontecimientos identificados separadamente. El material deberá ser elaborado y dominado desde un punto de vista sistemático.

Construccion de distintos tipos de registros.
Para comprender la construcción de distintos tipos de registro hay que ir directamente a las técnicas, como principio de recolección, registro y análisis de datos. Las técnicas de registro de información se dividen en: técnicas de registro de información cualitativa y técnicas de registro de información cuantitativa. Las cuantitativas presentan como técnicas de registro más empleadas las tabulaciones, las taxonomías y los cuadros porcentuales; mientras que las cualitativas están compuestas por las notas de campo, las grabaciones y las guías de investigación de campo.

Notas de campo: al ser éstas las que proporcionan los datos de la observación participante deben ser lo más completas, precisas y detalladas. Se deben tomar notas después de cada observación y también después de contactos ocasionales con los informantes. Las notas contienen descripciones de informantes, acontecimientos y conversaciones, tanto como las acciones, sentimientos, intuiciones o hipótesis del trabajo del observador. La secuencia y duración de los acontecimientos y conversaciones se registran con la mayor precisión posible. La estructura del escenario se describe detalladamente. Se procura registrar en papel todo lo que se puede recordar sobre la observación: “Si no está escrito, no sucedió nunca”. Por este motivo es que los observadores participantes deben esforzarse por lograr un nivel de concentración suficiente para recordar la mayor parte de lo que ven, oyen, siente, huelen y piensan mientras están en el campo. Para ello necesita entrenamiento, experiencia y concentración.  
La forma de redactar las notas de campo debe permitir la recuperación fácil de los datos y codificar los temas. Además, de las descripciones de lo que ocurre en el escenario, las notas también deben incluir un registro de los sentimientos, interpretaciones, intuiciones, preconceptos del investigador y áreas futuras de indagación. Estos comentarios subjetivos son los denominados “comentarios del observador”. Estas notas deben ordenarse por fecha, momento y lugar de observación. Pueden incluirse además diagramas del escenario para recordar cuestiones del campo.
Grabaciones: el tono y la velocidad del discurso del informante ayudan a interpretar el significado de sus palabras.
Guías de investigación: utilizada en la OP es una guía que contiene los aspectos esenciales a investigar. Es un instrumento mediador entre el proyecto de investigación y las notas de campo.
La especificidad del registro hemerografico.
La hemerografía es definida como: «Descripción e historia del material periodístico»; «Conocimiento y descripción de las publicaciones periódicas»; «Catálogo o lista descriptiva y clasificada de las publicaciones periódicas».
Criterios para la realización de tareas de recolección de información.
Para obtener la información que desea, el investigador debe considerar algunos criterios y estrategias: establecer rapport con los informantes, participar en algunas actividades en conjunto con los informantes para obtener aceptación, relacionarse con ciertos informantes claves (personas respetadas y conocedoras, etc.), actuar como ingenuo pero interesado, estar en el momento oportuno en el lugar adecuado, formular preguntas no directivas y que no involucren juicios de valor para luego hacer preguntas más directivas y centradas en un foco, etc.
Entrevista en profundidad e historia de vida: avanzar lentamente con los informantes, explicar motivos e intenciones de la investigación (explicar dónde será publicado, si es por trabajo o por tesis, etc. para dejar tranquilo al informante). Saber de antemano que personas entrevistar y encontrarlos, utilizar seudónimos para designar personas y lugares; preservar la identidad del informante. Darle la oportunidad de leer y comentar los borradores antes de su publicación. Conocer a algunos informantes y lograr que ellos les presenten a otros. Otras estrategias son: no abrir juicio sobre lo dicho por los entrevistados, prestarle atención, no interrumpirlos, ser sensibles, etc.
En cuanto a los métodos cuantitativos, también es necesario cumplir ciertos pasos para que la recolección de los datos obtenidos por las técnicas sea óptima: acudir directamente a un determinado grupo de actores sociales para conocer su situación, agrupar los datos de manera ordenada para hacer más accesible la medición de las variables en estudio. Establecer criterios en relación al objeto de estudio para la determinación del tipo de muestra a emplear. Selección de un instrumento sistemático de medición válido y confiable, obtener las observaciones y mediciones de las variables que son de interés, preparar las mediciones obtenidas para que puedan analizarse correctamente, etc.
Procedimientos de control metodológico.
Hace referencia a todos los cuidados que se tiene que tener en cuenta en una investigación. Esta vigilancia es desarrollada por los científicos o encargados de la investigación que tratan de controlar u organizar todos los trabajos que se llevan adelante durante la investigación, se controla desde que las prácticas no se desvíen del objeto a investigar, hasta que cada uno de los participantes de la investigación cumpla con su trabajo. Es una vigilancia, un control que se ejerce principalmente en lo que concierne a la investigación, el cuidado de la teoría, la hipótesis, resultados de las prácticas, las preguntas que se formulan, que técnicas se emplean y cuales no para abarcar determinado objeto y porque.
Vigilancia epistemológica: explicitación metódica de las problemáticas y principios de construcción del objeto que están comprendidos tanto en el material como en el nuevo tratamiento que se le aplica. Este concepto implica que la teoría domina todo el trabajo experimental ya que sin teoría no es posible ajustar ningún instrumento ni interpretar ninguna lectura.

C) El proceso de análisis. Distintas posibilidades de procesamiento de acuerdo al diseño. Estrategias de interpretación de la especificidad del material comunicacional. El análisis del discurso como actividad interpretativa. Triangulación metodológica.
El proceso de análisis.
El análisis de los datos es un proceso en la investigación cualitativa. La recolección y el análisis de los datos van de la mano. Los investigadores cualitativos siguen las pistas de los temas emergentes, leen sus notas de campo y desarrollan conceptos y proposiciones para comenzar a dar sentido a sus datos. A medida que su estudio avanza, comienzan a enfocar los intereses de su investigación, formular preguntas directivas, controlar las historias de los informantes y a seguir sus intuiciones. Hacia el final de la investigación, el investigador se concentra en el análisis e interpretación de los datos.
Algunos investigadores prefieren tomar distancia respecto de la investigación antes de iniciar un análisis intensivo. Sin embargo, es recomendable comenzar el análisis intensivo lo antes posible, después de haber completado el trabajo de campo o recogido los datos. Cuanto más se espere más difícil resultará volver a tomar contacto con los informantes para aclarar dudas.
Todos los investigadores desarrollan sus propios modos de analizar los datos cualitativos. El enfoque básico que utilizamos para dar sentido a los datos descriptivos recogidos se orienta hacia una comprensión en profundidad de los escenarios o personas que se estudian. Este enfoque tiene muchos paralelos con el método de la teoría fundamentada. Las comprensiones están fundamentadas en los datos y se desarrollan a partir de ellos. Pero, nos interesa más la comprensión de los escenarios o de las personas en sus propios términos que el desarrollo de conceptos y teorías. Logramos esta comprensión mediante la descripción y la teoría. 
El análisis de los datos es un proceso dinámico y creativo. A lo largo del análisis, se trata de obtener una comprensión más profunda de lo que se ha estudiado, y se continúan refinando las interpretaciones. Los investigadores también se basan en su experiencia directa con los escenarios, informantes y documentos, para llegar al sentido de los fenómenos partiendo de los datos.
El análisis de los datos implica ciertas etapas: 1) Fase de descubrimiento en progreso: identificar temas y desarrollar conceptos y proposiciones. Los investigadores le van dando gradualmente sentido a los que estudian combinando perspicacia e intuición y una familiaridad con los datos. Se debe aprender a buscar temas examinando los datos de todos los modos posibles.
Consejos: leer repetidamente los datos; seguir la pista de temas, intuiciones, interpretaciones e ideas (x ej.: “comentarios del observador”); buscar los temas emergentes, confeccionar listas tentativas de temas (temas de conversación, vocabulario, sentimientos, actividades recurrentes, etc.); elaborar tipologías (útiles a la hora de identificar temas y desarrollar conceptos y teorías); desarrolle conceptos y proposiciones teóricas (pasar de la descripción a la interpretación y la teoría), conceptos sensibilizadores (sugieren direcciones para la observación), conceptos concretos, relacionar los temas; leer el material bibliográfica; desarrollar una guía de la historia.
2) Codificación de datos y refinamiento de la comprensión: se produce cuando los datos ya han sido recogidos. Codificación: modo sistemático de desarrollar y refinar interpretaciones de los datos. Incluye la reunión y análisis de todos los datos que se refieren a temas, ideas, conceptos, interpretaciones y proposiciones. Durante esta etapa de análisis, lo que inicialmente fueron ideas e intuiciones vagas se refinan, expanden, descartan o desarrollan por completo.
Modo de codificar los datos cualitativos: a) Desarrollar codificación: redactar una lista de todos los temas, conceptos, interpretaciones, tipologías y proposiciones identificados o producidos durante el análisis inicial. Ser lo más específico posible al escribir las ideas. Se debe tener alguna perspectiva del tipo de datos que se ajustan a cada categoría. Una vez identificadas las principales categorías de la codificación repase la lista nuevamente y suprima aquellas que se superponen. El número de categorías que se adopten dependerá de la cantidad de datos recogidos y de la complejidad de nuestro esquema analítico. Asigne un número o letra a cada categoría de codificación, de esta manera se pueden identificar relaciones lógicas.
b) Codificar todos los datos: codificar las notas de campo, las transcripciones, los documentos y otros materiales, escribiendo al margen el número asignado o la letra correspondiente a cada categoría. Se deben codificar tanto los incidentes negativos como los positivos relacionados con la categoría de que se trate. A medida que se codifican los datos, hay que refinar el esquema de la codificación; añadir, suprimir, expandir y redefinir las categorías. La regla cardinal es hacer que los códigos se ajusten a los datos y no a la inversa.
c) Separe los datos pertenecientes a las diversas categorías de codificación: ésta es una operación mecánica, no interpretativa. El investigador reúne los datos pertenecientes a cada categoría. Manualmente, se recortan las notas de campo, las transcripciones y otros materiales y se colocan los datos de cada categoría en carpetas de archivo o en sobres de papel. Se debe incluir una parte suficiente del contexto como para que el fragmento resulte enteramente comprensible. Se debe conservar intacta una copia de todos los materiales en sus respectivos conjuntos. Existen programas para manejar la etapa automática de análisis de datos cualitativos.
d) Vea qué datos han sobrado: Algunos probablemente se ajusten a las categorías de existentes. También se pueden plantear nuevas categorías que se relacionen con las desarrolladas previamente o con la guía de la historia subyacente. Si no se ajustan, no se debe forzar el ingreso de todos los datos en su esquema analítico.
e) Refine su análisis: la codificación y separación de los datos permite comparar diferentes fragmentos relacionados con cada tema, concepto, proposición y, en consecuencia, refinar y ajustar las ideas. Se deben analizar los casos negativos para profundizar la comprensión de las personas que se están estudiando. En la investigación cualitativa no hay líneas guías que determinan la cantidad de datos necesarios para refrendar una conclusión o interpretación. Esto siempre queda sujeto a juicio.
3) Relativización de los descubrimientos: se comprenden los datos en el contexto, en el modo que fueron recogidos, es la fase final. Todos los datos son potencialmente valiosos si sabemos evaluar su credibilidad. No se descarta nada, solo varía la interpretación. 
a) Datos solicitados y no solicitados: Se debe observar si la gente, cuando responde a nuestras preguntas, dice cosas distintas de cuando habla por propia iniciativa. 
b) La influencia del observador sobre el escenario: los observadores participantes tratan de reducir al mínimo sus efectos sobre las personas que están estudiando, hasta que han logrado una compresión básica del escenario. Pero los observadores influyen casi siempre sobre el escenario que estudian. Durante los primeros días los informantes podrían ser cautelosos en lo que dicen y hacen.
 c) ¿Quién estaba allí?: así como el observador puede influir sobre lo que un informante diga o haga, lo mismo vale para muchas otras personas.
d) Datos directos e indirectos: Pero cuanto más se infiere de los datos menos seguros se puede estar acerca de la validez de las interpretaciones y conclusiones.
e) Fuentes: Peligro de generalizar acerca de un grupo de personas sobre la base de lo que unas pocas o una sola ha dicho y hecho. No ser “absorbido” por el informante clave. Se debe prestar atención a las fuentes de los datos en los que se basan las interpretaciones.
f) Nuestros propios supuestos: Todos los investigadores se abrevan en sus propios supuestos teóricos y en sus conocimientos culturales para extraer sentido de sus datos. El mejor control de las parcialidades del investigador es la autorreflexión crítica.
Distintas posibilidades de procesamiento de acuerdo al diseño.
Existen diferentes formas de procesar los datos obtenidos en una investigación de acuerdo a la metodología que se haya adoptado, es decir, cuantitativa o cualitativa. Si para nuestra investigación utilizamos metodologías cuantitativas, lo más adecuado para el procesamiento de los datos sería la implementación de las técnicas de operacionalización y estadísticas.
Si en cambio, empleamos una metodología cualitativa, las técnicas de procesamiento más adecuadas para este tipo de diseño serían la interpretación y la codificación empleada en la transcripción de entrevistas. 
Codificación (categorización): acción mediante la cual es posible clasificar el material. La asignación de códigos constituye una identificación preliminar de los hallazgos. Un código constituye un intento del investigador por clasificar una palabra, una frase, un fragmento de texto en categorías específicas significativas que tengan un sentido dentro del marco teórico que están siendo utilizados.
Interpretación: el investigador convierte interpretativamente esos códigos en “significados”, es decir, explicaciones teóricamente consistentes de lo dicho.
Estrategias de interpretación de la especificidad del material comunicacional.
CuantitativaAnálisis de contenido. El análisis de contenido parte del principio de que examinando textos es posible conocer no sólo su significado, sino información al respecto de su modo de producción. Es decir, trata los textos no sólo como signos dotados de un significado conocido por su emisor, sino como indicios que dicen sobre ese mismo emisor, o generalizando, indicios sobre el modo de producción de un texto. Es imprescindible que la técnica concreta utilice una teoría que de sentido al modo de análisis y a los resultados.
  
CualitativaAnálisis del discurso. Estudia sistemáticamente el discurso escrito y hablado como una forma del uso de la lengua, como evento de comunicación y como interacción, en sus contextos cognitivos, sociales, políticos, históricos y culturales. Descripción detallada de las estructuras y estrategias de los discursos escritos o hablados, en varios niveles: sonidos y estructuras visuales y multimedia, la sintaxis (estructuras formales de las oraciones), la semántica (las estructuras del sentido y de la referencia), la pragmática (los actos de habla, la cortesía, etc.), la interacción y la conversación, los procesos y representaciones mentales de la producción y de la comprensión del discurso, y las relaciones de todas esas estructuras con los contextos sociales, políticas, históricas y culturales. En ese sentido el AD se distingue del análisis de contenido que este es un método que se aplica a grandes cantidades de textos, por ejemplo con una codificación de propiedades observables de los textos.

El análisis del discurso como actividad interpretativa.
El discurso completo es grabado, luego transcripto completa y literalmente; analizado e interpretado por el equipo de investigación. Se puede analizar que el discurso se da en dos niveles, uno empírico en el que el grupo se manifiesta y otro teórico que habla del discurso del primer nivel, que permite interpretarlo o analizarlo.
Triangulación metodológica.
La triangulación es definida como la combinación de metodologías para el estudio del mismo fenómeno. Es un plan de acción que le permite a la sociología superar los sesgos propios de una determinada metodología, el proceso de múltiple triangulación se da cuando investigadores combinan en una misma investigación variadas observaciones, perspectivas teóricas, fuentes de datos y metodologías. Sin embargo, este tipo de estrategia múltiple no garantiza la superación de los problemas, porque no basta con emplear varias aproximaciones paralelamente sino que de lo que se trata es de lograr su integración. Su efectividad se basa en la premisa de que las debilidades de cada método individual van a ser compensadas por las fortalezas del otro.
La estrategia fundamental del abordaje multi-método es atacar el problema a investigar con un arsenal de métodos que no superpongan sus debilidades y que agreguen sus propias ventajas complementarias. Cada método provee información que es diferente de la provista por el otro y, además, es esencial para interpretar a la otra. Los métodos cuantitativos dan cuenta de las regularidades en la acción social y proveen información distributiva. Las investigaciones cualitativas echan luz sobre los procesos sociales concretos a través de los cuales se crean las normas particulares que rigen la acción social. No hay una oposición fundamental, y cada forma de datos es utilizable tanto para la verificación como para la creación de teoría.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada